La Guardia Civil ha detenido en la localidad mallorquina de Artá a un joven de 21 años de nacionalidad ecuatoriana, como presunto autor de dos robos con violencia e intimidación uno de ellos en grado de tentativa, tras golpear a una mujer de avanzada edad para sustraerle el bolso.

En un comunicado, la Benemérita ha informado de que el autor escogía sus víctimas preferiblemente mujeres de avanzada edad, a las cuales se les acercaba de forma sigilosa por la espalda y les procedía a sustraer de forma violenta el bolso que portaban colgado en el hombro.

En uno de los robos no pudo llegar a sustraer el bolso, ya que la víctima se resistió, de modo que los hechos ocurrieron cuando se dirigía hacia su trabajo y, más concretamente, cuando se encontraba caminado por la calle Gran Vía de la localidad de Artá.

Así, la víctima notó que alguien le tiraba del bolso que llevaba colgado sobre el hombro izquierdo, de modo que al darse la vuelta vio al chico y en ese momento empezó un fuerte forcejeo con la víctima, en el transcurso del cual el autor de los hechos refirió palabras hacia la víctima para disuadirla y para que no opusiese resistencia.

Sin embargo, la Guardia Civil ha indicado que al ver que no conseguía su objetivo, salió corriendo huyendo del lugar, no sin antes propinarle varios puñetazos a la altura de la cabeza, por lo que la víctima tuvo que se asistida en el PAC de la localidad de Artá.

Posteriormente, la Guardia Civil de esa localidad abrió una investigación, que culminó con la identificación y posterior detención del joven citado.

Por otro lado, la Benemérita ha arrestado a F.J.A.G., de 30 años, como presunto autor de tres delitos de robo en el interior de viviendas vacacionales ubicadas en el término municipal de Pollença.

Tras la detención del individuo por agentes de la Guardia Civil de Pollença, se ha logrado el esclarecimiento de otros diez delitos contra el Patrimonio, en zona aislada del término municipal de Pollença, concretamente en los polígonos 1 y 4.

Asimismo, la Guardia Civil ha detenido a tres personas de nacionalidad española, por supuesto delito de robo con fuerza en las cosas en la central eléctrica de Alcanada.

Concretamente, se les ha intervenido numerosas herramientas y conseguido recuperar paquetes de metales dispuestos para la sustracción, en los que había cobre, plomo, hierro, y otros, los cuales arrojaban un peso aproximado de unos 100 kilogramos, dispuestos para la venta en centros gestores de chatarra de la isla.

Tras la investigación por la Guardia Civil de Pollença, se les imputan dos delitos de robo más en la misma central desde el mes de enero de 2013.