La Sociedad Pediátrica del Sureste de España (SPSE) y la Asociación de Pediatría Extrahospitalaria y de Atención Primaria de la Región de Murcia (Apermap) han coincidido en señalar que no hay "argumentos" claros que avalen la retirada de la vacuna de la varicela de las farmacias españolas decidida por la Agencia Española de Medicamentos por un supuesto "abuso" en su administración, y esperan que la decisión sea temporal.

Cabe recordar que la vacuna ha sido retirada de la venta en las farmacias de toda España, salvo en Madrid, Navarra, Ceuta y Melilla, debido a la decisión de la dirección de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios del Ministerio de Sanidad.

En declaraciones a Europa Press, el presidente de la Sociedad Pediátrica del Sureste de España, Jesús Rodríguez Caamaño, ha reconocido que desconoce si existe un abuso en la prescripción de la vacuna pero si la retirada se debe, efectivamente, a un mal uso de la misma, cree que "estaríamos ante una manifiesta incapacidad para corregir este extremo con el consiguiente deterioro".

Rodríguez Caamaño, quien también es jefe de sección del Servicio Murciano de Salud (SMS) y pediatra del Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca de Murcia, considera que sería "bueno y necesario" constatar los datos que evidencian la mala praxis en el uso de la vacuna.

De todas formas, cree que "no es lógico" que, a partir de ese supuesto "abuso" de "dudosa credibilidad", se retiren las vacunas de las farmacias "cuando puede haber gente que quiera disponer de ellas asumiendo su coste". A su juicio, la administración sanitaria "debe de tener resortes para corregir los abusos a que hubiera lugar para no damnificar a todos".

El presidente de Apermap y pediatra del Centro de salud El Ranero (Murcia), Antonio Iofrio De Arce, considera que la retirada de la vacuna se debe a que las autoridades del Ministerio de Sanidad "no están de acuerdo con la recomendación de las sociedades científicas y de la mayoría de los pediatras de vacunar a edades tempranas y no esperar a los 12 años, cuando la gran mayoría de niños ya la habrán pasado si no están vacunados".

Iofrio de Arce admite que hay algunas teorías que sugieren que la vacunación universal contra varicela en la primera infancia "desplazaría la edad habitual de contraerla a la etapa adulta, donde las complicaciones son mayores y que, además, aumentaría la incidencia de herpes zoster", pero añade que estas tesis responden a "modelos teóricos" y que, en países donde la vacunación ya lleva muchos años, "no se están produciendo estas circunstancias".

"Así como no se puede considerar 'abuso' el vacunar a todos los niños de una comunidad autónoma siguiendo las recomendaciones de sus autoridades sanitarias, tampoco se puede considerar 'abuso' que los padres decidan vacunar a sus hijos pequeños siguiendo las recomendaciones de sus médicos", asevera.

La comunidad sostiene que "es una enfermedad leve"

El director general de Salud Pública de la Comunidad Autónoma, Francisco José García, defiende que la decisión ha sido adoptada por la Agencia Española de Medicamentos aunque recuerda que, ya en 2006, la Comisión de Salud Pública acordó introducir la vacuna de la varicela, pero entre los 10 y 14 años de edad.

García justifica que el motivo fundamental de esta retirada es que se estaba produciendo un "abuso" en el consumo, y cree que la población "tiene que aceptar que el calendario vacunal que hay en España, que es establecido en base a criterios de carácter técnico, porque "hay un informe exhaustivo que defiende la introducción de la vacuna de la varicela a los diez años".

"Si tenemos un calendario vacunal tenemos que respetarlo para toda España, los criterios por los que nos guiamos en la Comisión de Salud Pública son de los técnicos de la Ponencia de Vacunas, que son los mejores técnicos de cada comunidad autónoma", sostiene.

Justifica ese criterio, porque el hecho de padecer esta enfermedad vírica antes de cumplir los diez años hace que sea "una enfermedad leve", y es aun menos lesiva "cuanto más temprana es la edad en la que se contagia". De hecho, explica que la varicela produce menos de 50 lesiones en el organismo del niño, y les genera inmunidad de por vida.

Las únicas complicaciones graves, reconoce García, se producen cuando el paciente es adulto. Para evitarlo, afirma que la Comunidad vacuna anualmente contra la varicela a unos 6.000 ó 7.000 niños que no la han padecido antes de los diez años de edad y que, por tanto, no están inmunizados.

No obstante, descarta que sea un criterio "de austeridad o ahorro", porque "fue una decisión que se adoptó en 2006, cuando todavía no estábamos en crisis".

"posibles complicaciones"

Sin embargo, y frente a la postura de la Comunidad, el presidente de la Sociedad Pediátrica del Sureste de España recuerda que el 90 por ciento de los niños ya ha padecido la enfermedad a los 11 años de edad y, de estos, "un 15 por ciento sufrió algún tipo de complicación como celulitis, neumonía y encefalitis".

Iofrío de Arce corrobora que la varicela a edades tempranas "no siempre es tan benigna como se dice, pudiendo complicarse, sobre todo con infecciones cutáneas bacterianas sobreañadidas, y más infrecuentemente con infecciones pulmonares o neurológicas por ejemplo".

Y aunque no se complique, explica que "hay niños que pasan la varicela con fiebre alta, muchas vesículas y gran malestar, al tiempo que hay que contar con los costes directos e indirectos que supone la enfermedad como visitas a los servicios sanitarios, absentismo escolar y pérdida de jornadas de trabajo de los padres".

A su juicio, "no es necesario ni obligatorio el pasar ninguna enfermedad, y más habiendo para ello una vacuna que como antes he dicho es segura y eficaz", por lo que recomienda la vacunación a partir de los 12 meses. Rodríguez Caamaño se suma a este consejo y sugiere, siguiendo las directrices de la Asociación Española de Pediatría entre otras sociedades científicas, que la vacunación de la varicela debe de iniciarse a la edad de 12 ó 15 meses, administrando una segunda dosis a los 2 ó 3 años de edad.

La vacuna es "segura y eficaz

Al ser preguntados por la seguridad de la vacuna, Iofrio de Arce ha garantizado que es "segura y eficaz", y solo "puede dar reacciones locales o generales al igual que cualquier otra vacuna".

En este sentido, Rodríguez Caamaño ha subrayado que la vacuna contra la varicela desde los 12 meses de edad, ha demostrado su valía en diferentes estudios y países con vacunación universal como Estados Unidos, Canadá, Australia, Alemania, Grecia y algunas regiones de Italia, entre otros lugares. Además, recuerda que la vacuna está disponible en todas las farmacias europeas para su libre prescripción.

El presidente de SPSE explica que los niños que ya han recibido una primera dosis, tras la retirada de la vacuna y ante la imposibilidad de continuar el tratamiento, presumiblemente "no serán, de forma taxativa, inmunocompetentes frente a la enfermedad", pero espera que esta decisión "sea temporal".

Iofrio de Arce ratifica que los niños que han recibido una sola dosis están protegidos contra la varicela, si bien es cierto que un tanto por ciento pequeño, y con el paso de los meses "pueden ir perdiendo inmunidad y podrían llegar a pasar la varicela, pero más leve que si no llevaran ninguna dosis". "Esperamos y creemos que la medida sea temporal", concluye.

El director general de Salud Pública reconoce que los niños que solo han recibido la primera dosis y que han visto interrumpido su tratamiento tienen una inmunidad deficiente y pueden padecer la enfermedad, pero asegura que no corren "ningún riesgo" y que si, llegados a los 10 años no han padecido la varicela, "lógicamente se les vacunaría".

Consulta aquí más noticias de Murcia.