Padres y alumnos del Instituto de Educación Secundaria (IES) Sánchez Lastra de Mieres han protestado este lunes a la puerta del centro contra los recortes de transporte escolar decretados desde la Consejería de Educación, Cultura y Deporte. Las nuevas medidas dejan sin línea a dos alumnos que empiezan el curso de 1º de ESO y que viven en la zona rural del concejo, a más de siete kilómetros de distancia del núcleo urbano.

Los afectados son Francisco Pando y María Menéndez, dos jóvenes que viven en el entorno de Rioturbio, en los pueblos de Los Quintanales y el Cabanín respectivamente. La Consejería ofrece como solución que los alumnos recorran más de tres kilómetros a pie, o en coche, hasta la primera parada de autobús y la Consejera del área, Ana González, ha declarado que "hay muchas familias que llevan a sus hijos e hijas andando al colegio".

Esta afirmación no ha sentado bien a los padres y Carmen Gómez, madre del joven sin transporte, ha instado a González a "hacer un día la ruta que tendrán que hacer los niños a las seis y media de la mañana". "Es un camino sin luz, una mata como quien dice. A ver lo que le parece a ella", ha añadido.

Hasta ahora, según la versión de los padres, "siempre ha habido transporte hasta Los Quintanales y el Cabanín". A pesar de que cumplen todos los requisitos sobre distancia y edad, Educación se escuda en que tan solo hay dos alumnos y serían necesarios tres para abrir esta "nueva ruta": "No es una nueva ruta y no tiene sentido, siempre vino a por ellos un taxi y así tendría que seguir. Da igual que sean dos o tres niños, eso suena a excusa", han señalado las familias.

Los jóvenes no han acudido este lunes al inicio de curso y los padres no tienen previsto que asistan a sus clases hasta que la Consejería les ofrezca una solución. De no tener transporte escolar recibirán una beca de 300 euros anuales. El taxi para recoger a los niños durante el curso, según los cálculos de las familias, supondrá un gasto de 4.356 euros.

Consulta aquí más noticias de Asturias.