Los pétalos de rosa y las amapolas comestibles se ponen de moda en Murcia
Un vendedor muestra las flores comestibles de Mercamurcia.
Desde hace unos dos años, se ha extendido el uso de plantas comestibles en los platos de los chefs y restaurantes gourmets de Murcia.

Entre los productos se encuentran los pétalos de rosa, las flores de calabaza, las amapolas, tagetes, pétalos de begonia o pensamiento, que pueden prepararse para ensaladas. «Se suelen cultivar en Cataluña y de ahí se traen a Mercamurcia», aseguraron fuentes del mercado.

Pero también se importan del sur de África o Sudamérica productos tropicales de diversos colores y aromas, como mizuma, diente de león o lechugas de cuerno de ciervo u hoja de roble, que se suman a las tradicionales chirimoya, mango o aguacate.

Las flores comestibles se utilizan no sólo como elemento decorativo en los platos, cócteles o pasteles, sino que se escogen de tal forma que su sabor sea compatible con el del plato en cuestión para que se puedan consumir como parte de éste.

Eso sí, «de momento, la mayoría de las ventas de estos productos no suelen ser por un público masivo, sino por encargos de los locales de restauración», explica Gabriel Vidal, jefe de mercados de Mercamurcia.