El Defensor del Sevillano actúa contra el ruido de un bar de Nervión
El bar tiene un patio cubierto por una estructura de chapa. (Kako Rangel)
Desesperados. Así están la veintena de vecinos del bloque 14 de Hernando del Pulgar (Nervión). Llevan desde 2002 sin pegar ojo los fines de semana por la música de una discoteca, Cartie, que tienen al lado de sus casas. Llevan cuatro años con denuncias policiales en las que los agentes han comprobado el ruido en sus dormitorios de madrugada y, en alguna ocasión, incluso a las 9.30 h.

La Oficina del Defensor del Sevillano pide a la delegación de Medio Ambiente que en el plazo «más breve posible» haga al menos tres inspecciones en los pisos más afectados y que si se detecta incumplimiento, se sancione según establece la ordenanza.

Según el expediente, la Policía Local hizo en mayo de 2005 una medición que sobrepasaba en 9,3 decibelios (dB) los límites. Seis meses después, Medio Ambiente dice que no es válida. Es entonces cuando los vecinos, tras el desembolso de 800 euros, contratan a un técnico acreditado por la Junta. El resultado: supera los límites en 4,8 dB.

Ni una medición

Los inspectores del Ayuntamiento, según la documentación, han visitado el bar en cuatro ocasiones desde 2004. En dos comprueban que el limitador de sonido funciona, pero en ningún momento se hacen mediciones para comprobar realmente el ruido que sufre el vecindario.

El caso ya está en los juzgados

El caso está en manos de los jueces. Los vecinos, cansados de que no se ponga fin al problema, han denunciado al Ayuntamiento y al negocio. El local ya fue clausurado en 2003 por un juez. Tras algunas reformas, volvió a abrir con otro nombre. Pero el ruido persistía. Y es que el patio del local, por el que se escucha la música, está cubierto sólo por una chapa. El Defensor pide al Ayuntamiento que compruebe la legalidad de usar un patio cubierto para bar con música.