Akira, el popular manga dibujado por Katsuhiro Otomo entre 1982 y 1993, y que cinco años después se adaptó al cine con una película que recibió el mismo nombre,  'predijo' la elección de Tokio como sede de los Juegos Olímpicos de 2020.

La ciudad en la que se ambientaba este famoso comic, Neo-Tokio —una versión reconstruida de la capital nipona tras ser arrasada— se convertía en la sede de los Juegos Olímpicos en el año 2020, al menos en el anime ya que en el manga se posponían hasta 2031, después de la Tercera Guerra Mundial.

El estadio olímpico se convertía en el escenario de la lucha final entre Kaneda y TetsuoIncluso el Estadio Olímpico se convierte en escenario del momento más emblemático de la trama, como la lucha final entre sus protagonistas, Kaneda y Tetsuo.

El pasado sábado la capital nipona se convirtió en la sede de los Juegos Olímpicos del año 2020, eliminando así las candidaturas de Madrid y Estambul. La decisión del COI fue una dura decepción para los deportistas españoles y una gran alegría para los japoneses. Sin embargo, algunos de sus compatriotas ya habían vaticinado esta victoria años atrás.

Casualmente, y tal y como se ha percatado la web Deculture y ha recogido Hobby Consolas, la sede de estos juegos de 2020 descrita en Akira es la ficticia ciudad de Neo-Tokio, la correspondiente capital de Japón renovada tras participar en una Tercera Guerra Mundial.

Esto ha convertido a Otomo en un auténtico visionario.