Con aquel gesto, Escudero quería reivindicar el uso compartido del templo. Pérez Moya se posiciona junto al obispo Juan José Asenjo en la negativa a compartir el espacio.