Asimismo, es previsible que otros 49 empleados de otra compañía subcontratada por Ramel para limpiar en ISS Facilite Services (también de Renault) pueden perder su puesto.

El problema ha surgido tras el acuerdo de Renault y Ramel, por el cual esta última empresa continuará encargándose de la limpieza en la factoría de la compañía del rombo. Sin embargo, el nuevo contrato implica la reducción del 41% de los servicios que antes cubría, con lo que sobra personal.

Piden ayuda

Los representantes de los trabajadores en Ramel rechazan este expediente, ya que aseguran que la crisis en Renault es temporal, mientras que esta decisión es definitiva. Han pedido a la Junta y al Gobierno central que tomen medidas y han anunciado que si
no, empezarán las movilizaciones.