alex goretti. Camarero, 23 años
Alex Goretti.(H. C.)
«Estoy confuso: no sé si sentirme oprimido o libre», dice Alex con una media sonrisa. «Hago lo que quiero y si no me dejan, intento saltarme la prohibición: El otro día no me dejaron entrar en una discoteca vestido como voy y conseguí entrar colándome». Es brasileño y lleva dos años en Madrid. Quiere ver mundo y «absorber todo lo que pueda de Europa». Tiene unos días libres en el trabajo y aprovecha para salir de marcha y «practicar con el monopatín». Es un fan del skate, de los grafitti y del arte callejero. A menudo patina en la plaza de Colón: «A los skaters nos reprimen mucho. Cada vez es más difícil patinar sin que los policías lo prohíban. Un día quisieron llevarme a comisaría y ponerme una multa». Se queja de que el skate no se considere un deporte: «Se debe patinar en la calle porque es allí donde están los obstáculos. Para la gente somos vándalos. Estamos oprimidos, pero puede que así esté bien, porque si el skate se volviera muy popular, sería una moda más. Ya hay gente que viste como nosotros y no patina. A mí la ropa no me preocupa: si llevo zapatillas que me aguanten el pie, puedo patinar en calzoncillos».

Madrid me gusta por...

La marcha de sus noches y porque te da muchas oportunidades.

Y me disgusta por...

Es pequeña. Vengo de Sao Paulo, que tiene 25 millones de habitantes.

Admiro a...

A mí mismo. Me quiero. Me gusta mi carácter.

Me cae mal...

Cualquiera que me moleste.