El presidente en funciones de Sniace, Miguel Gómez de Liaño, ha afirmado que con la "incertidumbre" actual en el ámbito energético, la empresa "no se puede abrir mañana". Así lo ha advertido en la reunión a tres bandas entre el Gobierno, la dirección de Sniace y el comité, celebrada este miércoles en la sede del Ejecutivo regional.

Pese a ello, los representantes de los trabajadores han salido de la reunión "moderadamente optimistas", al considerar que la empresa "ha dado entender" que Sniace podría tener viabilidad si se materializan los aspectos derivados de la reforma energética (rebaja del 'céntimo verde' y primas a la cogeneración), algo que "parece que va a tardar" y que no ocurrirá "hasta finales de año", según ha explicado el secretario del comité, Antonio Pérez Portilla.

El comité "no entiende" que, en este escenario, la fábrica se pueda cerrar "porque las primas no se vayan a concretar hasta diciembre" y que la empresa mantenga el ERE de extinción para toda la plantilla.

Por ello, se ha centrado en intentar "materializar el arranque de la empresa". Así, ha vuelto a pedir a la empresa la retirada del ERE de extinción para los 533 trabajadores o su conversión en prejubilaciones, y se ha mostrado dispuesto a negociar un nuevo expediente de regulación de empleo temporal para "dar margen" a que se concreten y materialicen los cambios normativos derivados de la reforma energética.

Gómez de Liaño, que este jueves informará al Consejo de Administración de los aspectos tratados en la reunión, ha explicado que la retirada del ERE de extinción es técnicamente inviable después de la prórroga de las suspensiones temporales de los contratos, pero ha recordado que el propio ERE de extinción no tiene por qué afectar a los 533 trabajadores incluidos inicialmente, algo que se negociará durante el periodo de consultas ya en marcha.

Aunque Gómez de Liaño ha dicho que trasladará al consejo los "ruegos" del comité de encontrar "vías de solución inmediatas", ha subrayado que el preconcurso de acreedores, por un lado, y la "incertidumbre" que pesa sobre Sniace en el ámbito energético, por otro, van a condicionar la decisión del consejo de administración, y ha dejado claro que sin conocer el "escenario" definitivo en que va a quedar la nueva regulación energética, "mañana, la empresa no se puede abrir".

"vivir de realidades"

"Habría que esperar a una serie de acontecimientos para que el arranque de la empresa sea definitivo, no meramente especulativo; tenemos que vivir de realidades y saber con muchísima exactitud cuál es el futuro de la fábrica, no ahora, sino el futuro que realmente desean todos los trabajadores", ha dicho el consejero de Sniace.

En este sentido, ha afirmado que "no se me convence de que estemos en los meses próximos para una resolución definitiva que permita a la empresa valorar dónde está y qué es lo que va a obtener", y ha añadido que "por mucho que se diga, las especulaciones y valoraciones son de signo muy diferente al que maneja el Gobierno de Cantabria y el Gobierno central".

Por su parte, el presidente de Cantabria, Ignacio Diego, ha destacado que la nueva regulación energética está publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) en términos generales y su "concreción absoluta puede tardar uno, dos o tres meses".

Beneficiada por la nueva regulación

Según ha destacado en declaraciones a los medios tras la reunión, la propia empresa ha reconocido que "va a salir beneficiada" con la nueva regulación energética, que equipara a todas las plantas de cogeneración del país, y ha cuestionado que, pese a ello, argumente que "no puede arrancar" porque "todavía no sabe lo que va a cobrar por el precio de la energía".

Diego ha contrapuesto las pérdidas de Sniace con los "razonables beneficios" que han conseguido las otras cuatro fábricas de celulosa que hay en España. Y ha reiterado que el futuro de Sniace no depende ni del Gobierno de Cantabria ni del Gobierno central, porque "tanto uno como otro han hecho todo lo que tenían que hacer" en beneficio de la empresa, consiguiendo en el ámbito medioambiental "incluso más de lo que algunos, incluido yo, esperaban que se podía hacer", ha dicho.

Por ello, ha insistido en que el futuro de Sniace depende "de los acuerdos internos" de la empresa. "Si el Gobierno ha puesto a Sniace en una situación mejor desde el punto de vista energético, si ha resuelto un problema que era determinante para su futuro como el de las emisiones de sulfuro de carbono, ¿qué más se le puede pedir al Gobierno?", se ha preguntado.

Las tres partes coinciden en que los problemas de carácter medioambiental han dejado de ser una amenaza para Sniace, por la entrada en funcionamiento de la depuradora, que reducirá el coste del canon de saneamiento, y tras la modificación por parte del Gobierno central del parámetro de emisiones de sulfuro de carbono, que está en fase de información pública.

Tras su aprobación definitiva, que se espera para "finales de septiembre", Sniace tendrá que solicitar la modificación de la Autorización Ambiental Integrada (AAI). No obstante, Diego ha recriminado a la empresa que no hubiera planteado antes esta petición que ha resultado ser "determinante" para la fábrica de fibra y que ha "aprovechado" para pedir al Gobierno tras la presentación del primer ERE en diciembre de 2012.

Diego ha reiterado que Sniace justificó este ERE por los efectos de la reforma energética, una reforma que ahora ha continuado con el establecimiento de un nuevo régimen económico para las plantas de cogeneración que "beneficia" a la empresa, por lo que el Gobierno entiende que "se acabó el problema".

En la reunión a tres bandas, solicitada por el comité y que se ha prolongado durante más de tres horas, Diego ha estado acompañado por los consejeros de Industria y Medio Ambiente, Eduardo Arasti y Javier Fernández, y por varios directores generales y subdirectores. Por su parte, los miembros del comité han estado acompañados por la secretaria general de UGT, María Jesús Cedrún.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.