Agentes de la Guardia Civil descubrieron este martes en la aduana de la Farga de Moles (Lleida) joyas valoradas en 8.500 en un turismo procedente de Andorra conducido por un hombre de 51 años residente en Barcelona.

El hombre llevaba tres relojes de varias marcas valorados en 5.000, 1.300 y 1.500 euros, respectivamente, un brazalete, dos pulseras y un collar, valorados en 700 euros, dentro de un maletín en el vehículo que conducía.

La franquicia para esta clase de productos es de hasta 900 euros y 450 euros si las personas que las portan son menores de 15 años, ha informado este miércoles la Guardia Civil.

Consulta aquí más noticias de Lleida.