La actividad del comercio minorista de Mallorca ha aumentado un 3,9 por ciento durante el pasado mes de julio, en relación al mismo periodo de 2012, según ha informado la Asociación del Pequeño y Mediano Comercio de Mallorca (Pimeco).

Según ha indicado la patronal en un comunicado, el comercio minorista de la isla ha dado una puntuación global de 5,3 sobre 10, con lo que julio de 2013 ha obtenido dos décimas más que julio de 2012.

El barómetro, realizado entre los comercios de la confección, calzado y complementos de la isla, recoge también que en julio ha habido una mejora de un punto en comparación al promedio de los últimos 12 meses.

En su informe, Pimeco también destaca que julio es el mes mejor valorado por los comerciantes minoristas de Mallorca desde que octubre de 2010 obtuviese una nota de 5,6 sobre 10. Además, en Palma la actividad en julio ha aumentado una décima de punto en relación al junio, mientras que en los pueblos lo hace tres décimas de punto.

En cuanto a la percepción de las ventas, cabe destacar que un 40 por ciento de los comercios encuestados considera que en el pasado mes de julio ha vendido más que en el mismo mes de 2012, mientras que un 24 por ciento sostiene que ha vendido lo mismo y un 36 por ciento afirma que sus ventas han caído.

En relación a la comparativa de ventas con el pasado mes de junio, seis de cada diez comerciantes ha logrado mejorar sus ventas en julio, frente a un 23 por ciento que cree que ha vendido lo mismo y un 17 por ciento que reconoce que sus ventas han descendido.

Según la patronal, el tono positivo de su informe responde al impacto que para el comercio tradicional ha tenido la campaña de rebajas y la mayor disposición de gasto del cliente visitante, sin que de momento se registre una mejoría apreciable en el comportamiento de la población residente. "Unos resultados mejores que en el mes de junio de este año y ligeramente mejores que el mes de julio de 2012", concluye Pimeco.