El concejal de Transportes y presidente de la Entidad Metropolitana de Transportes, Alfonso Novo, informó a EFE de que el calentamiento del cuadro de mandos, a causa de un fallo eléctrico, ha sido la causa del incendio que esta mañana ha provocado la destrucción total de un autobús de la línea 89 de la EMT.

Novo explicó que sobre las 7.30 horas de la mañana, cuando el autobús circulaba por la Avenida de Cardenal Benlloch, el conductor del vehículo notó un calentamiento del cuadro de mandos y vio que salía humo.

La avenida de Cardenal Benlloch fue cortada al tráfico en sentido hacia Péris y Valero, y se dejó un solo carril
Aunque
intentó sofocarlo con extintores no pudo, por lo que a la altura del número 104 de Cardenal Benlloch, cerca de la Avenida Blasco Ibáñez, avisó a los bomberos.

El concejal de Transportes explicó que del autobús fueron desalojadas entre treinta y cuarenta personas, ninguna de las cuales sufrió daños.

Tras el incendio, la avenida de Cardenal Benlloch fue cortada al tráfico en sentido hacia Péris y Valero, y se dejó un solo carril, lo que provocó la circulación lenta del resto de vehículos.

Autobuses EMT
Cerca de dos horas después del incendio y una vez el autobús fue retirado por una grúa, que lo llevó a la cochera, el servicio de la línea 89 ha vuelto a la normalidad.

El autobús es del modelo R-312, tiene 12 años de antigüedad y actualmente quedan 15 iguales en la flota, según Novo, quien explicó que siguen usándose porque tienen dos puertas y mayor capacidad de carga.

El edil popular señaló que estos autobuses, que han hecho más de 21 millones de kilómetros "sin problemas", serán sustituidos por 40 autobuses de gas en el primer trimestre de este año.

Por último, el concejal de Transportes y presidente de la EMT señaló que la edad media de la flota de autobuses municipales es de seis años y en los últimos quince años han sido compradas 600 unidades.