El presidente de Cantabria, Ignacio Diego, ha confirmado este martes por la noche el buen estado de salud de los cuatro espeleólogos madrileños que se encontraban perdidos, desde el pasado sábado, en la Cueva de Rubicera, en el municipio cántabro de Soba.

Diego, que ha visitado el centro de operaciones ubicado en el cuartel de la Guardia Civil de Ramales de la Victoria junto al delegado del Gobierno, Samuel Ruiz, se ha congratulado del buen desenlace de este suceso y ha incidido en que el estado de salud de los cuatro espeleólogos, más allá del lógico cansancio, es "satisfactorio" y no requieren de "especiales cuidados".

Ignacio Diego y Samuel Ruiz, que han estado acompañados en todo momento por el coronel de la Comandancia de la Guardia Civil en Cantabria, Justo Chamorro, y el teniente coronel, Juan Airas, entre otros mandos militares, se han desplazado hasta el campo de fútbol de Ramales para recibir a los dos primeros rescatados, que han sido trasladados por el helicóptero del Gobierno de Cantabria.

Los otros dos, que también habían sido localizados pero se encontraban aún saliendo de la galería, fueron trasladados con posterioridad.

Ignacio Diego ha agradecido y felicitado el trabajo que durante estos días han venido realizando el Grupo de Rescate e Intervención en Montaña (GREIM) de la Guardia Civil, un grupo de espeleólogos voluntarios de la comarca, la Unidad Militar de Emergencias (UME), que atendió de inmediato la petición de ayuda, y los miembros de Protección Civil del Gobierno de Cantabria.

Los cuatro rescatados son Alfonso Gutiérrez (45 años), Joaquín Gómez (32 años), Bruno Martínez (49 años) e Isabel Carrillo (33 años), pertenecientes todos ellos al grupo Espeleo Minas de Madrid.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.