Directivos de la empresa alemana Südkabel, que opta a la compra de B3 Cable de Maliaño, se han reunido este martes con representantes del Gobierno de Cantabria, con el presidente, Ignacio Diego, a la cabeza, al que han trasladado su interés y planteamiento para la planta camarguesa.

Por su parte, Diego ha precisado que la decisión final y, por tanto, la responsabilidad sobre el futuro de B3 corresponde a los administradores concursales, a cuya disposición está su Ejecutivo para "buscar la mejor salida" a la factoría.

En declaraciones a los periodistas al término de una reunión con la directiva de Sniace, encuentro que ha sucedido al de Südkabel, el presidente cántabro ha explicado que la firma germana, perteneciente al grupo industrial Wilms, les ha trasladado hasta dónde alcanza su interés por B3 y les ha dado a conocer su planteamiento para la fábrica.

Después de recalcar que la decisión de cara a la venta de la planta camarguesa corresponde a los administradores concursales, Diego ha señalado que también se ha reunido con representes de Maliaño de Cable, la sociedad laboral constituida por trabajadores de B3 y liderada por UGT que ha presentado igualmente oferta para quedarse con la fábrica.

Así, desde el Gobierno siguen en contacto con este sindicato y, también, con CCOO y CSIF, es decir, con los tres que tienen representación en B3 Cable, así como con los administradores concursales, para "buscar la mejor salida", que garantice el "futuro" de la empresa y permita mantener el "mayor número de empleos" posible.

A preguntas de cual de las dos ofertas garantiza más estos objetivos, Diego ha contestado que "la que consideren los administradores", ya que es su "responsabilidad" elegir la mejor propuesta. Mientras tanto, el Gobierno seguirá colaborando con ellos "en todo lo que sea posible", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.