Más de 225.000 personas procedentes de toda Cantabria y otras regiones han participado en las Fiestas de la Virgen Grande de Torrelavega, que han vuelto a ser "un gran éxito de público y participación" en las más de 120 actividades, espectáculos y atracciones organizadas por el Ayuntamiento, según ha destacado este martes en rueda de prensa el alcalde, Ildefonso Calderón.

Casi 8.000 personas presenciaron el chupinazo y el pregón a cargo del coreógrafo Javier Castillo 'Poty', y más de 12.000 disfrutaron del concierto del cantante Raphael, "uno de los más multitudinarios en la historia de las fiestas patronales", según los datos que se manejan de los distintos eventos en ésta y ediciones anteriores.

"Torrelavega ha estado abarrotada de gente la mayor parte de los días de fiestas, a lo que también hay que agradecer el buen tiempo, que ha sido nuestro mejor aliado", ha afirmado el alcalde, para quien, al margen de las cifras, "lo más importante es que es una situación tan complicada como la que vivimos, las fiestas de la patrona han congregado de nuevo a miles de personas en la ciudad, suponiendo un revulsivo para el comercio, la hostelería y la actividad económica".

En este sentido, Calderón ha afirmado que "lejos de ser un gasto inútil -como algunos han afirmado- las fiestas suponen un apoyo muy claro a las actividades económicas como el comercio o la hostería".

Protestas de los trabajadores de sniace y golden line

El alcalde ha reconocido que este año, las fiestas han sido "más difíciles" de organizar por el problema laboral de los trabajadores de Sniace y Golden Line, pero ha subrayado que las protestas "no han interferido con el programa de fiestas, y afortunadamente ambas situaciones han convivido sin incidentes destacados". "La situación es pindia pero Torrelavega ha sabido poner al mal tiempo buena cara cuando han llegado las fiestas de la Virgen Grande", ha dicho.

Según datos de Protección Civil, en total unas 60.000 personas han asistido a los diferentes conciertos gratuitos en el Bulevar. Así Celtas Cortos fue seguido por unas 7.000 personas, Auryn por unas 5.500 y Chenoa por unas 5.000. La gala Floral de nuevo fue uno de los eventos más multitudinarios, con casi 10.000 personas.

Para el alcalde, se han conseguido los tres objetivos que se perseguían: lograr unas fiestas participativas que impregnaran toda la ciudad; implicar en las mismas a todos los miembros de la familia: niños, padres, jóvenes y mayores; y hacerlo de un modo gratuito.

Calderón ha asegurado que las fiestas han sido un "éxito" por el trabajo de muchas personas, como los técnicos de animación sociocultural que han diseñado un programa "dinámico y variado con gran aceptación entre el público"; las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado que han velado por el orden y la seguridad de los ciudadanos; y las peñas de la ciudad, "sin cuya colaboración y desinteresada aportación sería mucho más complejo llevar a cabo las diferentes propuestas festivas".

El alcalde ha dado las gracias a los vecinos de Torrelavega, y en particular a los vecinos del barrio de El Zapatón, que han soportado los inconvenientes de las atracciones, así como a todos los servicios municipales "sin los que no hubiera sido posible esta gran edición y resultado de las fiestas".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.