El número medio de afiliados extranjeros a la Seguridad Social en Baleares alcanzó los 87.765 el pasado mes de julio, lo que supone un incremento interanual del 0,83 por ciento. Mientras, a nivel intermensual, el archipiélago registró el segundo mayor incremento de afiliación extranjera, con avances del 3,4 por ciento, superada tan sólo por Cantabria, con un 3,9 por ciento.

Más en concreto, 71.413 extranjeros cotizan en el Régimen General en las islas, 16.074 en el de Autónomos y 279 en el de Mar. Dentro del primero, 31.240 extranjeros se empleaban en el sector de la hostelería, 7.406 en el del hogar, 4.461 en la construcción y 2.764 en actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento, entre otros numerosos ámbitos.

Además, de los 87.765 inmigrantes afiliados a la Seguridad Social en Baleares, la mayor parte provenían de países de la Unión Europea, 46.183, en tanto que 40.748 procedían de Estados no europeos.

Dentro de los países de la UE destacan Alemania, con 10.222 afiliados en el archipiélago, Italia, con 8.240, Rumanía, con 4.752, y Bulgaria, con 3.820. Al margen de la UE, la mayoría de los cotizantes eran de Marruecos, con 5.800 trabajadores, seguidos de Argentina, con 4.050, Ecuador, con 4.049, Colombia, con 3.747, Bolivia, con 2.645, y China, con 2.416.

Mientras tanto, a nivel nacional La Seguridad Social perdió 8.920 cotizantes extranjeros en julio, un 0,54% en relación a junio, hasta situarse el número de inmigrantes en alta en 1.632.903 ocupados. Con el descenso de julio, la afiliación de extranjeros encadena dos meses a la baja tras haber perdido en junio más de 9.500 cotizantes.

Del total de inmigrantes en alta al finalizar el pasado mes de julio, 1.403.226 cotizaban al Régimen General; 224.541 al de Autónomos; 4.823 al del Mar, y 312 al del Carbón. En términos interanuales, la afiliación de extranjeros a la Seguridad Social bajó en 132.029 cotizantes, un 7,48%, tasa que contrasta con el -3,56% del conjunto del sistema.

Según Empleo, estos datos constatan que se mantiene la tendencia ya apuntada en los meses anteriores de que la pérdida de empleo está afectando con mayor intensidad a los trabajadores extranjeros que a los nacionales.

En julio, tres regímenes ganaron afiliados extranjeros: el Régimen del Carbón, que ganó un 4% de afiliados respecto al mes anterior; el del Mar (+2,1%) y el Régimen de Autónomos (+0,4%), si bien estos repuntes no fueron suficientes para compensar el descenso experimentado en el Régimen General (-0,70%).

Dentro de este último, un total de 270.089 extranjeros, el 19,25%, trabajaba en la hostelería, mientras que el 12,69% lo hacía en el comercio (178.036 afiliados), y el 7,7% en las actividades administrativas y servicios auxiliares (108.349 cotizantes).

Asimismo, y dentro de este régimen, 173.385 extranjeros se encuadraban en el sistema especial agrario, un 10,1% menos que en junio, y 226.764 en el del hogar, con un descenso mensual del 16,1%.

Rumanos y marroquíes,

Los más numerosos.

Del conjunto de inmigrantes afiliados a la Seguridad Social a cierre de julio, seis de cada diez procedían de países no comunitarios (1.013.573) y el resto (619.329) provenían de países miembros de la UE.

Dentro de los países no comunitarios, 182.936 eran de nacionalidad marroquí y 97.738 de nacionalidad ecuatoriana. China, con 88.472 trabajadores, se sitúa como tercer país de procedencia de afiliados de fuera de la UE, por delante de Bolivia, que cuenta con 77.865 cotizantes.

El resto de afiliados no comunitarios se reparten entre Colombia (74.054), Perú (48.699), Argentina (34.866), Ucrania (34.281), Paraguay (33.607) y República Dominicana (27.960), entre otros.

Por su parte, de los que proceden de la UE-27, rumanos, italianos y británicos son los más numerosos, con 254.901, 64.685 y 53.121 cotizantes, respectivamente. Les siguen búlgaros y portugueses, con 51.719 y 39.982, y alemanes y franceses, con 39.071 y 35.903 afiliados.