El tren tuvo que ser remolcado por otro que se dirigía al aeropuerto, quedando ambos estacionados en la estación de Sants. La incidencia también provocó retrasos de unos quince minutos, según Renfe, en cinco trenes de las líneas 2 (Barcelona–Vilanova) y 10 (Bacelona–Aeropuerto). Renfe destaca que durante la espera se mantuvo la luz y la calefacción y los pasajeros fueron informados por auxiliares.