«Podremos enviar personas de un lugar a otro para reducir las listas de espera» que la burocracia no permitía. Con estas palabras, la consellera de Salut, Marina Geli, dejó la puerta abierta a una nueva fórmula para reducir las esperas.

Eso será posible con la modernización del Institut Català de la Salut (ICS), que mejorará los servicios de asistencia, la coordinación y las condiciones laborales de sus 39.000 trabajadores. Metges de Catalunya, el sindicato mayoritario en el sector, rechaza los cambios. Pide más recursos y mejor gestión.

El Govern aprobó ayer la incorporación de 23 profesionales en 2007 (52 en total) para programas de investigación en hospitales catalanes.