El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha defendido este viernes que Catalunya tenga su propia lotería al margen de la del Estado: "Con la lotería de Catalunya todo el mundo gana porque el dinero que jugamos se queda aquí".

En una visita en el municipio de Riba-roja d'Ebre (Tarragona), ha argumentado que los que jueguen y tengan premio ganarán, y los que jueguen y no también, "ya que una parte del dinero —gastado en los décimos— servirá para ayudar, por ejemplo, a la infancia del país".

"De casas hay muchas, pero hay una que sentimos como nuestra, que se llama Catalunya, y ahora es momento de trabajar por la gente de nuestro país", ha sentenciado el presidente catalán.

En su intervención ha querido lanzar un mensaje de confianza con las posibilidades de futuro de Catalunya pese a que, según ha admitido, ahora mismo es "un país que sufre", que en muchos sentidos no lo pasan bien, está ahogado y es poco respetado, ha dicho.

Sin embargo, ha destacado que los catalanes se mueven, son gente generosa, hacen cosas para los demás y que "quieren que el futuro de Catalunya se construya con justicia, progreso y libertad".

Incompetencia del estado

Mas ha cargado contra la política de infraestructuras de los sucesivos gobiernos españoles porque durante años han tenido unas prioridades "muy equivocadas" y ahora es momento de destinar los pocos recursos que hay a allí donde sean rentables.

"España es un país que ha conseguido hacer vías de tren de alta velocidad donde hay poca gente, grandes autovías donde hay poco tráfico, carreteras estrechas donde hay mucho tráfico, y de vez en cuando algún puente sin carretera y alguna carretera sin puente", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Tarragona.