La decisión se ha retrasado como consecuencia del estudio encargado a una consultora de Madrid que ha contrastado las mediciones de superficie, volúmenes, estructuras y precios. El proyecto elegido será acondicionado según las necesidades de las cajas. La idea es que la sede operativa del edificio ocupe un 35%. El resto, en principio, saldría de alquiler.