El obispo de Santander, Vicente Jiménez Zamora, ha considerado que el Papa Francisco ha mostrado el "respeto y aprecio" de la Iglesia a los homosexuales como personas, aunque ha afirmado que la "realidad objetiva" de éstas personas no la puede reconocer la Iglesia.

"Para la doctrina de la Iglesia una cosa son las personas y otra la realidad objetiva. La Iglesia siempre muestra respeto y aprecio hacia esas personas, sin embargo, luego la realidad objetiva es que esa realidad no se puede reconocer en la Iglesia para algunas relaciones determinadas", ha manifestado Jiménez Zamora.

Así se ha pronunciado el obispo cántabro a preguntas de la prensa en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, donde este miércoles ha clausurado el curso de verano 'El hombre ante la encrucijada actual: pensamiento, espiritualidad, ciencia y arte'.

Jiménez Zamora ha ejemplificado el caso de los homosexuales con el de "las mujeres adulteras". "El señor no condena a la mujer adultera, la rehabilita, pero condena el adulterio", ha dicho.

De esta forma, ha indicado que, en su opinión, el Papa Francisco ha querido "mostrar la sensación de misericordia y de comprensión hacia esas personas", aunque ha destacado que "lo que sí ha condenado son los lobbies, porque pueden estar manipulando y sirviéndose de esa situación de las personas para otros fines y otros intereses".

Además, el obispo de Santander ha considerado que la Iglesia y el Evangelio "siempre" se han distinguido en estos temas por diferenciar entre "el pecado y el pecador". "La persona siempre es sagrada, tiene una dignidad y hay que quererla, respetarla y estar a su lado".

Para concluir, ha indicado que el catecismo "ya dedica unos números a este tema" en los que muestra "un acercamiento a la persona como persona distinguiendo después la objetividad del comportamiento".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.