La organización ecologista Greenpeace ha presentado alegaciones al proyecto de 'Real Decreto para la gestión responsable y segura del combustible nuclear gastado y los residuos radiactivos' que prepara el Gobierno y por el que se permitiría la reapertura de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos).

Así, la ONG denuncia que el proyecto permite a las centrales nucleares continuar, una vez que hayan cesado su actividad "exclusivamente por razones económicas", igual que, en su momento cerró Vandellós I.

En declaraciones a Europa Press, la responsable de la campaña nuclear de Greenpeace, Raquel Montón, ha manifestado que en este proceso de modificación normativa no se está dando el trámite de audiencia pública y que, aunque el Gobierno se está ateniendo a la ley y los plazos, no existe la capacidad de participar de manera libre, como organización interesada.

De este modo, ha justificado que las alegaciones presentadas por la ONG señalan que "lo más grave" es la vulneración de la seguridad jurídica, recogida en los principios constitucionales, y ha subrayado que el ordenamiento jurídico "debe dar confianza" por lo que "no se puede cambiar la ley cada dos días.

Asimismo, estima que este Real Decreto modifica de manera "interina y encubierta" la autorización de la central nuclear de Santa María de Garoña, al igual que el Reglamento de Instalaciones Nucleares, que es "la Biblia" de la seguridad nuclear.

En este sentido, para la portavoz de Greenpeace dice que si Nuclenor ya tiene problemas económicos que han provocado que renunciara a solicitar una renovación de su licencia en el plazo establecido, más problemas económicos tendrán para reabrir la planta. "Se está poniendo en riesgo la seguridad nuclear. Vandellós I también cerró por motivos económicos", ha advertido.

A su juicio, el Gobierno está escribiendo las normas al dictado de Iberdrola y Endesa y para ello el Ministerio de Industria, Energía y Turismo ha puesto al CSN en un brete el pasado mes de mayo, y se está demostrando que la independencia del organismo regulador "no es real".

"Para que a Iberdrola y Endesa les salgan las cuentas con Garoña, el ministro de Industria está quebrantando el Reglamento sobre instalaciones nucleares y radiactivas", ha señalado.

"El Gobierno ha pasado del CSN, al que deja en estado latente, como un zombie, durante un año en el que el titular de Garoña puede decidir lo que hace", ha criticado Montón, que añade que esto se hace por razones económicas.

Por ello, pide que se supriman las modificaciones introducidas en el Proyecto Real Decreto para la gestión responsable y segura del combustible nuclear gastado y los residuos radiactivos, y de forma especial en lo que afecta al Reglamento sobre instalaciones nucleares y radiactivas.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.