Varios psicólogos han augurado este miércoles, en Santander, que el maquinista del tren Alvia que descarriló en Santiago de Compostela, Francisco José Garzón Amo, vivirá una situación "muy dura" y que "probablemente" va a necesitar "ayuda" para superar esta tragedia, en la que han fallecido 79 personas.

En una rueda de prensa en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), el psicólogo Javier Fernández Montalvo ha considerado que, en estos momentos, el maquinista estará teniendo "sentimientos de responsabilidad y de culpabilidad" al no haber podido concluir su tarea, que era llevar el tren hasta la estación de Santiago de Compostela después de dar el relevo al mando de la máquina a otro conductor en Orense.

Estos sentimientos que, según este psicólogo, puede estar teniendo el maquinista "son comprensibles viendo lo que ha ocurrido", una opinión que ha sido apoyado por los psicólogos Helio Carpintero Capell y Héctor González Ordi, que le han acompañado en la rueda de prensa y que participan en la Escuela de Psicología 'José Germain' de la UIMP.

Fernández Montalvo también se ha pronunciado sobre las primeras palabras que pronunció el maquinista segundos después de la tragedia, cuando era atendido por los servicios asistenciales desplazados a la localidad de Angrois, y ha aseverado que "la reacción inicial hay que comprenderla en el marco de la confusión".

Asimismo, ha valorado el juicio mediático al que se está viendo sometido el maquinista y frente a lo que ha señalado que "hay que ser prudentes y esperar a que las situaciones se vayan desarrollando", sobre todo en el ámbito judicial, en el que se determinará "el grado de responsabilidad" que pueda tener o no Francisco José Garzón Amo.

En este sentido, también se ha manifestado Carpintero Capell, quien ha indicado que, en estos momentos en que la tragedia está muy reciente, se está intentando de "buscar el significado" a aspectos "nimios" de lo que pudo hacer, decir o pensar el maquinista antes del accidente para dar "explicaciones" a la "tremenda situación" acontecida.

Por otro lado, estos especialistas han hablado también de las víctimas, tanto de los supervivientes como de las familias de los 79 fallecidos, que "probablemente" padecerán en algunos casos estrés postraumático, aunque han considerado que "seguramente" la mayoría de ellos "se adaptarán extraordinariamente" a la nueva situación y "saldrán fortalecidos".

Y es que, ha destacado Fernández Montalvo, "las personas tienen una capacidad de adaptación extraordinaria en situaciones extremas" y ha augurado que muchas de las víctimas "saldrán fortalecidas y verán la vida de otra forma, agradeciendo haber sobrevivido" a un accidente de "esta magnitud".

Sin embargo, González Ordi, que intervino en el dispositivo psicológico de emergencia del 11-M, ha señalado que estas personas tienen también "factores de riesgo" de padecer, además del estrés postraumático -que será "más frecuente" en aquellas que tras el siniestro hayan sufrido "un ataque de pánico"—, adiciones o "problemas latentes" al empezar a "culpabilizarse y cuestionarse por qué ellos han sobrevivido y otros no".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.