La Reina Sofía, el Príncipe de Asturias y la Infanta Elena han llegado hace poco minutos al centro de coordinación de emergencias instalado en el Ayuntamiento de Andratx, con motivo del incendio originado el pasado viernes en este municipio mallorquín y que ha quemado más de 2.000 hectáreas.

El Príncipe Felipe conducía el vehículo en el que viajaba su madre, la Reina Sofía, en el asiento copiloto, y su hermana, la Infanta Elena, en la parte posterior del vehículo.

A las puertas de acceso del Consistorio les esperaban el Ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, el presidente del Govern, José Ramón Bauzá, la delegada del Gobierno en Baleares, Teresa Palmer, y el alcalde de Andratx, Llorenç Suau.

Tras los saludos protocolarios de los miembros de la familia real con las autoridades, todos ellos han accedido a las instalaciones que conforman el centro de cooperación y Emergencias que se ha instalado como consecuencia del incendio, que se ha convertido el más grave de la historia de Baleares y el más importante de los ocurridos en todo el país este verano.

Arias Cañete se ha unido a la visita al centro de cooperación y emergencias en Andratx, donde posteriormente los miembros de la Casa Real mantendrán un encuentro con los afectados con el incendio.

Así, está previsto que se reúnan con una representación de los organismos que han intervenido en la extinción del incendio de Andratx y visiten el centro instalado en el Ayuntamiento de esta localidad, donde participan los responsables de los organismos que intervienen en las tareas.

Están acompañados además, entre otros, por la consellera de Administraciones Públicas, Núria Riera; el conseller de Medio Ambiente, Gabriel Company; la presidenta del Consejo de Mallorca, Maria Salom; y los alcaldes de los municipios de Esporles, Banyalbufar, Puigpunyent y Calvià.

Este incendio en Baleares es de momento es mayor registrado en la presente campaña. El Ministerio, en su apoyo a la comunidad autónoma balear ha desplegado el dispositivo más amplio del año con 12 aviones de extinción y tres brigadas de extinción (Brif-a), procedentes de las bases de Daroca (Zaragoza), Prado de Esquiladores (Cuenca) y Lubia (Soria).