Una niña de nueve años con una edad mental de tres meses, tratada para evitar que se convierta en una mujer

  • El objetivo es evitar que los pechos le molesten cuando duerma boca abajo o las incomodidades de la regla.
  • La decisión de los padres está causando una gran polémica en EEUU.
Ashley X es el nombre que su familia le han dado en un blog a la niña, que tiene una edad mental de tres meses.
Ashley X es el nombre que su familia le han dado en un blog a la niña, que tiene una edad mental de tres meses.

La decisión de unos padres estadounidenses de mantener a una niña de nueve años con retraso mental como una "bebé permanente", mediante una cirugía radical y un tratamiento hormonal, está provocando una amplio debate en internet.

La niña conocida como Ashley X, cuyo rostro se conoció con el año nuevo, tiene la edad mental de un bebé de tres meses ya que nació afectada por encefalopatía estática, una lesión grave del cerebro que impide su desarrollo.

La niña no puede caminar, hablar, levantar la cabeza de la almohada o siquiera tragar la comida. La polémica se originó en octubre pasado, cuando los médicos Daniel Gunther y Douglas Diekema informaron en un artículo de la revista 'Archives of Pediatric and Adolescent Medicine sobre su aprobación del tratamiento quirúrgico solicitado por los padres de Ashley.

"El cuidado de niños con profundas discapacidades mentales puede ser difícil y muy exigente", indicaron los especialistas en el artículo. "Las tareas se tornan más difíciles a medida que el niño crece, llega a adolescente y a adulto".

Impidiendo que la niña se haga mujer

A petición de los padres, los cirujanos extirparon el útero de Ashley para impedir la menstruación y los senos incipientes, para que no se sienta incómoda cuando yace boca abajo.

Además, le han administrado altas dosis de estrógeno que, según Gunther y Diekema, "inhiben el crecimiento y avanzan rápidamente la maduración de las placas epifisiales, lo cual resulta en la atenuación permanente del tamaño del cuerpo".

Las placas epifisiales son las áreas de crecimiento de los huesos de los niños. Las intervenciones quirúrgicas y químicas comenzaron cuando la niña tenía 6 años de edad.

La publicación del artículo de Gunther y Diekema inició una controversia, especialmente en los foros de internet, que se ha ido intensificando y que llevó a que el padre de la niña pusiera finalmente en un blog fotos de Ashley, y su propia explicación del dilema.

"A quienes les preocupa la dignidad de Ashley podemos decirles que retendrá más dignidad en un cuerpo que sea más sano, más cómodo para ella y más adecuado a su estado de desarrollo", escribió el hombre.

"Libre de los dolores menstruales, libre del peso de pechos grandes y plenamente desarrollados, su cuerpo será más confortable para ella, y estará mejor adecuado a yacer constantemente, y a que la muevan de un sitio a otro", añadió.

Hay quienes han acusado al padre y la madre de Ashley de elegir su propia conveniencia sobre los intereses de la niña. Y hay quienes han denunciado a los médicos por supuesta práctica de eugenesia.

En un foro de discusión, una participante escribió: "En cualquier otra cultura aparte de la sociedad moderna, a la niña discapacitada probablemente se la hubiese dejado morir. El hecho de que esté viva siquiera, y tenga padres que quieran cuidarla, es ya un milagro".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento