Agentes de la Policía Nacional han llevado a cabo 17 actuaciones por simulación de delito cometidas en la oficina de denuncias de la Comisaría de Lorca durante los últimos seis meses. En la mayoría de las ocasiones tenían como objetivo generar un documento administrativo que sirviera de base para la reclamación fraudulenta ante compañías de seguros.

La simulación de delitos está contemplada en el Código Penal español como un delito contra la Administración de Justicia, cuya comisión conlleva pena de multa de seis a doce meses, junto con la generación de antecedentes penales.

En muchas ocasiones, estas simulaciones tienen como objetivo la reclamación ante compañías de seguros, acción esta también delictiva, si bien en este segundo acto, la figura penal aplicable sería la de la falta o delito de estafa, dependiendo del importe defraudado.

La casuística es diversa, aunque en la mayoría de los casos consiste en denunciar un robo violento donde hubo un hurto o un simple extravío de efectos, o un robo inexistente. Otras veces la denuncia responde a motivos como la venganza o la elusión de algunas obligaciones.

Los casos más habituales, sin embargo, siguen siendo las falsas denuncias de robo de teléfonos móviles para cobrar la prima contratada con compañías aseguradoras. Gracias a las labores de investigación se ha logrado la detención en los últimos meses de 15 personas por delitos contra el patrimonio y la recuperación de 15 terminales sustraídos.

Como ejemplo de codicia que lleva a intentar estafar a compañías de seguro, el pasado 26 de junio se detuvo a un matrimonio que había denunciado falsamente un supuesto robo en el interior de su vivienda en la que le habían sustraído numerosos aparatos de electrónica y joyas, entre otros efectos.

Tras una inspección ocular se detectaron incongruencias entre lo manifestado por los denunciantes y la vía de acceso que supuestamente habían utilizado los autores del robo. Una vez comprobado que los denunciantes habían cobrado del seguro de la vivienda, un importe superior a los 5.500 euros, se comprobó en los distintos locales de venta de objetos de segunda mano y de compraventa de joyas, detectándose que alguno de los efectos denunciados como sustraídos habían sido vendidos por los denunciantes. Acreditada la falsedad de los hechos, se procedió a la detención de este matrimonio y su puesta a disposición judicial.

Consulta aquí más noticias de Murcia.