Último adiós a James Brown
El reverendo Al Sharpton custodia la caja funeraria del legendario 'padrino del soul', James Brown (Foto: Reuters) Gary Hershorn /Reuters
James Brown, "el padrino del soul", llenó por última vez el mítico teatro Apollo de Nueva York, donde dio sus primeros pasos hace más cuatro de décadas y en el que este jueves se congregaron millares de personas para darle el último adiós.

Desde primeras horas de la madrugada, los seguidores de "Mr. Dinamita", como también era conocido el músico, se agolparon frente al legendario local de espectáculos de Harlem para despedir al mito de la música negra en el escenario donde alcanzó el éxito.

Flores, camisetas y pequeñas réplicas en plástico de James Brown que contoneaban sus caderas al ritmo de su música sirvieron para amenizar la espera de los cientos de seguidores que esperaban a la intemperie sin preocuparse por el frío.

Y, en su última aparición, "Universal Brown", tan extravagante como exitoso en vida, no decepcionó a nadie.

Una llamativa carroza de color blanco tirada por dos caballos recorrió las calles de Harlem
Una llamativa carroza de color blanco tirada por dos caballos recorrió las calles de Harlem, barrio donde el artista era querido y admirado, y transportó el féretro de color dorado con el cadáver de Brown hasta la puerta del teatro.

La llegada de la carroza funeraria llenó de aplausos la popular y concurrida calle 125 de Manhattan, donde se encuentra el Apollo, mientras que algunos reivindicaron la sensualidad de su música al grito de "James Brown está aquí, hagamos el amor".

El músico, originario de Georgia, falleció la madrugada del día de Navidad, y pasará a la historia no sólo por su contribución a la música o su particular forma de moverse sobre un escenario, sino por haberse convertido en un modelo para la comunidad negra.

Un modelo para la comunidad negra

Keith González, de 54 años, aseguró que en su juventud asistió a numerosos espectáculos del cantante, y destacó de Brown que por encima de su potencial artístico fue un icono de la lucha por la igualdad racial.

El 24 de octubre de 1962, Brown ofreció su primer concierto en este legendario teatro, en el que también debutaron Michael Jackson o Ella Fitzgerald, y el resultado fue el disco "Live at The Apollo", que lo catapultaría al éxito y lo convirtió en historia.

Este viernes, más de 40 años después, el círculo de la vida se cerró en el mismo lugar que vio nacer la leyenda.