Valladolid ha sido una de las ciudades que más ha notado la subida de las tarifas del agua este año. Oficialmente, los precios se aumentaron un 6,5%, pero según un estudio de la Federación de Consumidores en Acción (Facua), entre unas cosas y otras la factura se ha duplicado para los vecinos.

De esta manera, el agua del grifo de Valladolid ha pasado de ser de las más baratas de todo el país a situarse entre las más caras, por encima de la media en todos los tramos.
Una familia que consume 10.000 litros al mes (10 metros cúbicos) ha pasado de pagar 7 euros en 2005 a 12,93 este año, cuando la media de las 28 ciudades comparadas por Facua son 12,24 euros. Valladolid ocupa el décimo puesto de esta clasificación.

Este mismo hogar pagaría la mitad en Madrid (6,46 euros), la más barata. En cambio, si residiera en Alicante debería pagar 20 euros más por el mismo recibo: una diferencia del 149% respecto a la de aquí.

Los hogares que más gastan están en la mitad de la tabla confeccionada por Facua, lo que quiere decir que hay ciudades que gravan a los derrochadores más que Valladolid. Para los que consumen 20 metros cúbicos al mes, la factura asciende a 22,51 euros, tres céntimos por encima de la media.

Alicante vuelve a ser la ciudad más cara también para los que más gastan. Allí el mismo recibo costaría 48,85 euros (un 127% más) frente a los 9,29 que pagarían en Alicante (un 58,3% menos que aquí).

El Ayuntamiento ha aceptado la subida del 3,7% de las tarifas de 2007 solicitada por al empresa que gestiona este servicio: Agualid. Es un punto por encima del IPC (a falta de saber los datos de diciembre).

En el año 2002, los recibos del agua de Valladolid ya se duplicaron porque, además del suministro, el Ayuntamiento empezó a cobrar por el alcantarillado, con la creación de una nueva tasa para pagar el mantenimiento de la depuradora.

Diferencias de hasta el 426%

Facua denuncia que la diferencia de tarifas entre la ciudad más cara y la más barata «es desproporcionada», alcanzando este año el 426%, lo que representa una diferencia anual en las facturas de nada menos que 471 euros. Las ciudades que más cobran son Palma de Mallorca, Alicante, Barcelona y Murcia. En el extremo contrario se encuentran Madrid, Pamplona, Castellón y Logroño (el año pasado, también Valladolid).