La portavoz de Educación del Grupo Popular en el Parlamento andaluz, Marifrán Carazo, ha señalado que el nuevo auto del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que va a obligar a la Junta de Andalucía a mantener el concierto a siete centros de la comunidad, supone un "freno" para el Gobierno andaluz "de cara a las intenciones que tiene de suprimir unidades de la enseñanza concertada únicamente por motivos políticos y radicales".

En declaraciones a Europa Press, Carazo ha afirmado que desde el primer momento el PP-A ha mantenido que "no se puede defender la enseñanza pública a costa de perjudicar reduciendo unidades de enseñanza concertada", toda vez que recuerda que la Junta de Andalucía "está obligada a cumplir la ley, el reglamento de conciertos", que regula los motivos por los que se puede retirar esos conciertos a los colegios andaluces.

Además, Carazo afirma que siempre han defendido que "son absolutamente compatibles" la enseñanza pública y concertada en Andalucía, y que el Gobierno andaluz "debe asegurar su convivencia sin enfrentamiento". Así las cosas, añade que este enfrentamiento abierto por el Ejecutivo "es muy irresponsable", y supone "dar la espalda a miles de familias andaluzas que optan por esta enseñanza para sus hijos", pero "también al profesorado de estos centros".

El PP-A también ha querido aprovechar esta ocasión para pedir de nuevo a la Junta que "abandone los enfrentamientos con la enseñanza concertada y se ponga a defender a la escuela pública andaluza resolviendo los múltiples problemas que tiene, en lugar de generar más problemas a la sociedad y a las familias andaluzas". "El problema de la escuela pública andaluza no es la enseñanza concertada y es irresponsable enfrentarlas", concluye.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.