El presidente regional, Ignacio Diego, ha señalado que Cantabria no tiene más "margen" para actuar ante la situación en que se encuentra el sector naval que para hacer lo que ya ha hecho, que es ponerse "inmediatamente en contacto" con Astander, la empresa afectada en la región, y el ministro de Industria, José Manuel Soria.

En declaraciones a los periodistas, el jefe del Ejecutivo autonómico ha expresado que espera que se "reencaminen las circunstancias" de los astilleros ante la devolución de las bonificaciones fiscales al sector, conocidas como 'tax lease', ya que 85.000 personas dependen en toda España de esta actividad, que en Cantabria significa "tradición" y, también, "empleo".

Tras indicar que le consta que el ministro de Agricultura, Miguel Ángel Arias Cañete, también está haciendo gestiones en Bruselas pues es "muy buen conocedor" de la Unión Europea y de "todos sus atajos", Diego ha señalado que fruto de esa "presión", ejercida por el Gobierno central y las comunidades autónomas afectadas, "se están consiguiendo modificar las circunstancias" en que se encuentran los astilleros, que espera que se "reencaminen".

El objetivo último es, según ha concluido, que no hay "ningún problema" en el sector de la construcción naval. El presidente cántabro ha hecho estas declaraciones al término de la entrega de las distinciones a grandes donantes de sangre en el Hospital Valdecilla.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.