El Arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, se ha referido este jueves a los nombramientos diocesanos y sacerdotales y ha indicado que "no es cierto que haya habido diálogo" no que la decisión se deba a "un gobierno y mando", sino que ha habido conversaciones con los sacerdotes.

En declaraciones a los medios durante su reunión con el alcalde de Oviedo, Gabino de Lorenzo, el Arzobispo ha manifestado que ha habido conversaciones con los sacerdotes y se han estudiado propuestas de tal modo que la decisión no se ha llevado a cabo "de una manera truculenta".

San Montes ha recordado que la Diócesis tiene más de 900 parroquias y ha indicado que hay sacerdotes que fallecen, otros que se jubilan y otros que enferman y hay que rellenar los huecos. "Tenemos excelentes sacerdotes en Asturias y tenemos que compartirlos, siempre que hay un cambio no se trata de un capricho ni de una penalización", ha destacado.

Así ha insistido que es necesario repartir las fuerzas con las que cuentan, aunque entiende que las parroquias defiendan a sus sacerdotes y que sientan que tras una serie de años tengan que dejar el lugar para ir a otros sitios, pero "no se pueden hacer dueños de un cura o una parroquia".

En este sentido ha insistido en la escasez de sacerdotes y ha indicado que los nombramientos y cambios responden a las necesidades. "Hoy tengo que enterrar a un cura y ayer enterré a otro", ha dicho el Arzobispo de Oviedo, que ha manifestado que las fuerzas que van llegando "son contadas".

Consulta aquí más noticias de Asturias.