La Policía sigue buscando a los cacos después de que intentaran robar, sin éxito, la recaudación de un furgón blindado, lo que obligó a desalojar el centro. No descartan que el tiroteo fuera obra de una banda argentina, aunque las armas usadas son más propias de delincuentes de países del Este, según fuentes policiales. Ayer mismo hubo otro atraco en un supermercado en Valencia. Los cacos usaron un destornillador para forzar a la cajera a que les diera el dinero.