En las tres capitales se cobra entre 5 y 6,5 euros al mes por un consumo de diez metros cúbicos (5,85 en el caso de Madrid).

Por contra, las ciudades con el agua más cara son Palma de Mallorca, Barcelona y Alicante. El coste en estas ciudades oscila entre los 14,85 y 24,46 euros por diez metros cúbicos al mes.

El estudio señala que hay diferencias de hasta el 426% en el precio del suministro a los hogares. Este servicio es, según Facua, el único doméstico que no tiene una normativa que regule los derechos de los usuarios.

Poca depuración

La organización de consumidores también reclama a los ayuntamientos que implanten ciclos integrales del agua, ya que, a su juicio, una de las principales carencias en la mayoría de las ciudades es que no se depura adecuadamente.