Izquierda Unida ha acusado, a través de un comunicado, al gobierno regional de Pedro Sanz y a la Consejería de Educación de Gonzalo Capellán de "mandar al paro" a 1.000 profesores interinos riojanos el próximo 1 de julio, a través de una ruptura unilateral de los acuerdos firmados con los sindicatos en los últimos años y en un ataque sin precedentes a los derechos de los trabajadores de la educación pública riojana.

Para IU, el cese de 1.000 profesores este 1 de julio es el enésimo ataque del gobierno regional a la educación pública, "dejando a miles de alumnos y alumnas riojanas sin poder ser examinados en septiembre por los profesores que les han dado clase durante todo el curso, con el perjuicio que ello supone para los propios estudiantes y para una educación pública de calidad". Además, el despido de cerca de 1.000 trabajadores va a suponer un incremento del paro en nuestra región, que supera ya el 20 por ciento, agravando la situación de crisis económica para miles de familias riojanas.

La medida, impuesta por la Consejería de Educación "sin ningún tipo de negociación, supone una vulneración flagrante de los derechos laborales y sociales de los trabajadores de la enseñanza pública riojana y precariza aún más las condiciones de los trabajadores riojanos y de la propia educación pública".

Así, mientras "se sigue recortando y vulnerando derechos en la educación pública se incrementan los conciertos con los centros privados (cuyos profesores no serán cesados en verano), se mantiene la subvención al Bachillerato privado, se incrementan los ratios de alumnos por clase y se niegan nuevas líneas necesarias en la educación pública".

Por ello, Izquierda Unida "llama a toda la comunidad educativa y a la sociedad riojana en general a manifestarse este lunes 1 de julio contra esta injusta medida y en defensa de la escuela pública y participar en las movilizaciones convocadas por todos los sindicatos de enseñanza riojanos".

Consulta aquí más noticias de La Rioja.