Un pasajero –presuntamente de origen argelino– se bajó en la estación del Campo Grande del tren que va de León a Madrid. Eran las 18.45 horas y estaba enfadado, ya que el interventor le había reprendido por causas que se desconocen, según informó la Policía. En el trayecto entre el andén y la cafetería de la estación se acercó a uno de los vigilantes de la empresa privada Seguribérica, le arrebató su pistola y le golpeó con ella en la cabeza.

Otro vigilante salió corriendo detrás del agresor y también resultó herido al recibir un golpe en la mandíbula. Tras agredir a los dos guardas, el individuo huyó, al parecer, descalzo y corriendo entre las vías.

En el transcurso de los hechos se registró un disparo en circunstancias que no se especifican, aunque nadie resultó herido y la Policía asegura, según recoge Europa Press, que el primer vigilante logró recuperar su pistola. Por el momento, no se ha logrado detener al individuo.