Varios vecinos de un bloque de Armilla tuvieron que ser rescatados en la madrugada de ayer por los bomberos al quedar atrapados por las llamas del incendio que envolvió su inmueble. El fuego se originó pasada la una de la madrugada en un bloque de 22 viviendas (de dos plantas) situado en la calle Laurel, frente a la base aérea.

Las primeras investigaciones apuntan al brasero eléctrico de uno de los pisos situados en la primera planta como principal causa del incendio.

Hasta el lugar se desplazó una unidad del 061, la Guardia Civil, la Policía Local de Armilla y los bomberos de la capital granadina, que desalojaron a los inquilinos de las viviendas.
Varios de los vecinos tuvieron que ser rescatados, tras ser arrinconados por las llamas en la parte superior del edificio.

Una hora después, los bomberos consiguieron extinguir el fuego y todos los vecinos, excepto uno, volvieron a sus casas.