El bañador, tendencia total
El bañador se impone como tendencia GTRES

Estar tan moreno es una de las modas que por suerte ha ido decayendo, y aunque estar ligeramente bronceado sigue estando bien visto y el blanco, pese a los intentos, no ha cuajado del todo, el antiguo 'renegrido' murió. Acorde con ello, ¿por qué no recuperar el bañador, si realmente a la mayoría le favorece y estiliza más y ya no hay tanta locura por curtir la piel hasta lo insano?

Incluso los bikinis
de esta temporada parecen bañadores con sus cinturas tan extremadamente altas
Cualquier conversación, es frívolo el apunte pero no solo de profundidades se alimenta el ser humano, acerca de la vestimenta femenina de playa y piscina acaba casi siempre cediendo ante la realidad de que aunque el biquini lleva décadas siendo el líder, el bañador estiliza el doble.

Desde hace dos temporadas la moda intenta recuperar su protagonismo, aunque no sea en detrimento del biquini. Sin embargo, las formas que llegan al dos piezas de este verano se parecen mucho al bañador: cinturas tan altas que hasta llegan más arriba de la cintura, partes superiores que cubren hasta lo que se enseña en invierno, aros, lazadas grandes... Muy retro y muy pin-up.

Entre lo ingenuo y lo romántico

Bañadores con volantes y lazos o tiras que realzan la espalda y que de paso le conceden cierto punto de ingenuidad y romanticismo al look. Una manera de enganchar quizá a las más jóvenes, las más reticentes a deshacerse del bikini o a compartir hueco en el cajón con sus preciadas dos piezas.

Desde Etam aseguran la dificultad de encontrar este año las diminutas braguitas de biquini que tanto tiempo han reinado, y ni hablar de las brasileñas; y defienden la gran presencia del bañador, que ya el pasado año peleó por hacerse sitio. La apuesta de la marca en estas prendas es para la temporada mucho colorido y el corte palabra de honor.

Volantes y lazos conceden cierto punto de ingenuidad y romanticismoInés Coronas, dueña y diseñadora de la marca de trajes de baño dosMares, apunta que el bañador bandeau (corte de palabra de honor), ya resaltado desde Etam,  es uno de los que más tendencia marcan este verano. Y destaca ese punto de ingenuidad que la mayoría ha impreso en sus creaciones.

No obstante, quiere dejar claro la diseñadora que en la moda de baño cada diseñador tiene su sello al margen de las tendencias aunque haya que tenerlas en cuenta: "Si se lleva el coral, lo tienes que saber y ponerlo, pero el estilo del diseñador prima. Si las florecitas, como en Guillermina Baeza, son tu sello, no vas a renunciar a ellas", comenta Coronas, que añade: "Nosotros llevamos mucho tiempo haciendo bañadores con el corte palabra de honor, mucho antes de que se convirtiera en tendencia. Porque forma parte de nuestra identidad".

Momentos históricos del traje de baño

1880-1910. Tapar el cuerpo lo máximo posible era el fin, acorde con los tiempos sexistas, así que el color cuanto más oscuro, mejor. Algunos se atrevieron con colores fuertes, más atrevidos, pero eran excepción. La forma de los trajes de baño de aquellos tiempos se asemejaba mucho a lo que hoy llamaríamos minivestido, sólo que entonces iba sobre unos pantalones anchos y desde luego largos.  Incluso había bañadores con una sobrefalda que se ponían encima de un corsé. El recato era la línea que marcaba todo. Hasta 1890 las mujeres no pudieron ir a la playa con una prenda más arriba de la rodilla.

Hasta 1890 las mujeres no pudieron ir a la playa con una prenda que no llegara hasta la rodilla1920-1930. En los años 20 las faldas empiezan a quitarse remilgos y menos tela, lo que facilitó que los bañadores fueran menos parecidos a un pijama de invierno y más a un traje de baño. Las dimensiones eran ya casi, pero sólo casi, como las de un bañador de hoy (muy recatado, claro).

Además, el auge de la natación ayudó a desarrollar otro tipo de prendas. En los años 30, los maillots de lana se pusieron muy de moda, aunque tenían el obvio inconveniente del largo secado tras el baño.

1940-1950. Es la época en la que empieza a diversificarse el diseño de trajes de baño y la mujer cuenta al fin con mayor variedad de estilos.  Es también la edad dorada del lastex (tejido de filamentos de goma cubiertos de algodón).

1970-1980. Biquinis y tangas se extienden por las playas, si bien en los ochenta el bañador recupera su reinado, centrándose en diseños que esculpían la figura. Fue entonces cuando Lacroix diseñó un maillot con un falso corsé atado en la espalda con una llamativa lazada y con bandas en las piernas que hacía pensar en los tiempos pasados. Aquella lazada podemos verla en algunos diseños de esta temporada.

Los noventa. El biquini se impone y ya no hay diseñador que logre bajarlo de su podio. Hasta la actualidad, en la que el intento porque al menos pueda convivir, y no sólo como la prenda de la gente mayor, con el dos piezas. Ya van dos temporadas de apuesta, y ésta, ya lo hemos visto en casi todas las pasarelas, como la Fashion Week, es mucho más potente. Habrá de todos modos que aguardar a las vacaciones para comprobar in situ la suerte que corre la prenda que para la mayoría más estiliza el cuerpo (y más complejos de tripita oculta).

Un tipo para cada cuerpo

Pirámide invertida. Si tienes los hombros anchos, la cadera estrecha y las nalgas pequeñas, es decir, eres dueña de un cuerpo estilizado y atlético, tienes suerte, porque todas las formas de bañador te sentarán bien. Sin embargo, recomiendan desde Tribord, la mejor apuesta es el bañador con escote en V, pues realza la feminidad.

Recta. Cuando tu cuerpo es delgado, tus hombros y tus caderas tienen la misma medida y tu cintura no está apenas marcada, la opción más recomendada es una forma que moldee tu cintura mediante, señalan desde Tribord,  juegos de costuras.

Si eres de silueta redonda, con cintura apenas marcada, el modelo de una pieza es el idóneoPera. Lo tuyo son las curvas en las caderas y los hombros estrechos, así que el bañador de una pieza es lo que más te va. Y el bandeau es de todos el que más favorecerá a tu cuerpo. También el bañador de corte bajo en la pierna te sentará bien, y los colores brillantes y con estampados en la parte superior lograrán dar una imagen más proporcionada, ya que parecerá que tienes más pecho y  no se centrará toda la atención en las caderas.

Manzana. Si eres de silueta redonda, con cintura apenas marcada, el modelo de una pieza es el idóneo.  forma ideal, siempre y cuando envuelva bien tu cuerpo realzándolo con costuras que afinen la silueta. También necesitas una estructura de pecho que aporte una buena sujeción. El que sea de un solo color te ayudará a estilizar el cuerpo, y si quieres reducir cintura, una buena manera es elegir un bañador de un único color que tenga paneles verticales en la parte delantera hacia el interior.

Diábolo. Tu cuerpo está definido por hombros y muslos muy marcados y una cintura definida, así que todas las formas imaginables de bañador y de biquini te quedarán bien. Corte alto o bajo, atados al cuello o palabra de honor... No hay diseño que se te resista.