La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's (S&P) considera que las comunidades autónomas seguirán dependiendo del apoyo financiero del Gobierno central durante un periodo de tiempo "prolongado" ante la dificultad de llevar a cabo una reforma estructural del sistema de financiación autonómica.

"En ausencia de mayores ingresos, y dado el limitado margen de maniobra del Gobierno para introducir en el corto plazo reformas estructurales de largo alcance en el sistema de financiación regional, esperamos que las finanzas públicas se recuperen sólo de forma gradual", asegura S&P en un informe sobre las CC.AA.

Como consecuencia de ello, cree que las regiones continuarán dependiendo del apoyo del Gobierno central durante un "periodo de tiempo prolongado", algo que ya incluyen los ratings quie asigna a las comunidades autónomas, cuya estabilidad depende "de forma crucial" de la capacidad del Ejecutivo de Mariano Rajoy de impulsar la consolidación presupuestaria al mismo tiempo que aporta la liquidez que necesitan.

Por ello, también advierte de que estos ratings podrían empeorar si considera que se produce un cambio en la senda de consolidación fiscal que haga temer que esta dependencia no se reduzca con el tiempo, así como si el Gobierno central pierde su capacidad de ofrecer este apoyo a las comunidades.

S&P explica que los nuevos mecanismos de supervisión impuestos por el Gobierno central, junto con las inyecciones de liquidez concedidas a las autonomías como acceso limitado a la financiación externa, han ayudado a evitar el deterioro de las finanzas regionales el pasado año.

"Sin embargo, consideramos que será muy difícil que estas regiones generen los superávit que consideramos necesarios para estabilizar y reducir su deuda únicamente a través de medidas de recortes del gasto", afirma el analista de S&P, Alejandro Rodríguez Anglada.

En este sentido, incide en que un cambio real en la tendencia de las finanzas regionales requerirá no sólo contener los costes, sino también impulsar los ingresos, algo que sólo se podría lograr con una reforma estructural de sistema de financiación autonómica o con una reanudación de un crecimiento económico sólido.

"Sin embargo, prevemos un lento crecimiento económico en los próximos años, lo que en nuestra opinión deja la reforma del sistema de financiación autonómica como la única alternativa para incrementar los ingreso", incide la agencia, que añade que esta reforma requerirá la inyección de recursos adicionales por parte del Gobierno central o un nuevo impacto en los recursos de las regiones.

"Ambas alternativas generarían perdedores, requerirían duras elecciones políticas y posiblemente se enfrentarían a una fuerte resistencia política", argumenta el analista de la agencia de calificación crediticia.