El juzgado de lo Penal número 1 de Albacete juzgará este jueves, día 20, a C.P.D. por un delito contra la seguridad en el trabajo y un delito de homicidio por imprudencia grave por los que la Fiscalía le pide una pena de dos años y cuatro meses de prisión, una multa de 4.500 euros y una indemnización en la cantidad total de 134.333,05 euros.

En el año 2009, la dirección de una empresa de hostelería decidió acometer unas obras en su establecimiento en un centro comercial de la capital albaceteña, consistentes en el cambio de suelo del establecimiento, para lo que se contactó con el acusado, mayor de edad y sin antecedentes penales, que presentó dos presupuestos y uno fue aceptado, por lo que se acordó que las obras se acometerían entre los días 18 y 20 de marzo de 2009.

En la tarde del día 18 de marzo de 2009, el acusado, junto con otros trabajadores, comparecieron en el establecimiento, antes de la hora convenida con la encargada, procediendo a sacar todos los electrodomésticos, incluida la freidora, aun contra la voluntad de las camareras del local, que seguían instrucciones de la citada encargada, quien había dicho que no se tocara la freidora.

Al ver que manipulaban la freidora, con el fin de desenchufarla, una empleada procedió a bajar el interruptor de la freidora. Cuando la encargada llegó más tarde al local, vio que se había sacado el electrodoméstico y dio instrucciones para que, cuando finalizaran los trabajos, no se procediera a su instalación, para que lo hiciera un técnico en la materia.

El acusado, tras ausentarse del local unas horas, compareció otra vez al día siguiente con un trabajador nuevo, con el fin de que se acometieran más rápidamente los trabajos, indicándole a los trabajadores que, cuando finalizaran la obra, debían dejar todos los electrodomésticos instalados, y ello a pesar de que para la referida obra no se había realizado ninguna evaluación de riesgos laborales, ni se había establecido ningún procedimiento de trabajo relativo a la utilización de equipos en tareas de conexión o desconexión de la red, no gozando los trabajadores de ningún tipo de cualificación, formación e información en esta materia.

Así las cosas, sobre las 20.00 horas del referido día 19 de marzo, el trabajador S.V., de 26 años, siguiendo las indicaciones del acusado, procedió a conectar la freidora a los cables de la instalación eléctrica y no comprobó si existía o no tensión en la red, por lo que sufrió una descarga eléctrica que causó su muerte por electrocución. El acusado tenía póliza de seguro de responsabilidad civil para el caso de accidentes de trabajo.

Consulta aquí más noticias de Albacete.