El sindicato UGT-A ha asegurado que su papel den relación a los procesos de regulación de empleo (ERE) "ha sido siempre el que nos corresponde como sindicato" y asegura que la central no es "ni conseguidor ni intermediario ni formamos parte de un grupo cuyo objetivo era lucrarse".

En una nota, el sindicato ha dejado claro que el papel del sindicato en los procesos de ERE es el de "exigir soluciones ante la crisis de las empresas, preservar el mayor empleo posible, la búsqueda de salidas menos traumáticas y conseguir las mayores indemnizaciones posibles si no queda otro remedio y, en su caso, el mejor sistema de prejubilación posible".

Ha dejado claro que su papel "no ha ido nunca más allá de la firma de protocolos con las empresas, si existía, y las administraciones afectadas dispuestas a colaborar en la búsqueda de soluciones a empresas en crisis".

Asimismo, ha precisado que UGT-A "nunca ha formado parte de ningún proceso de negociación de un ERE porque, según los estatutos de UGT y nuestro organigrama interno, esa responsabilidad corresponde a las federaciones estatales que poseen personalidad jurídica propia y capacidad para actuar con total autonomía en el ámbito de sus competencias".

UGT-A deja claro que "no ha mantenido con las aseguradoras, intermediarios, cargos públicos o conseguidores, todos ellos presuntos predadores de dinero público, ningún tipo de relación en torno al investigado asunto de los ERE". "Tampoco hemos mantenido ningún tipo de relación económica, un extremo radicalmente falso", ha indicado la central, que insiste en que sus cuentas "están a disposición de la justicia si quieren verlas".

"Somos los primeros interesados en que todo este asunto se resuelva; nos hemos personado como acusación popular en cuanto surgieron las investigaciones y hemos ido por delante del juzgado en nuestras actuaciones internas cuando hemos detectado que alguien de la UGT había participado de forma irregular en el asunto de los ERE", ha indicado el sindicato, que agrega que "aquí no hay ninguna trama sindical para conseguir ERE o dinero en provecho de UGT, no somos conseguidores ni intermediarios ni formamos parte de un grupo cuyo objetivo era lucrarse".

Ante esto, deja claro que "no se puede permitir que nadie manche o emborrone el buen nombre de una organización con 125 años de historia cuyo trabajo ha sido y es la defensa de los trabajadores".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.