La Audiencia Provincial de Almería ha desestimado el recurso judicial que solicitaba la entrada en prisión preventiva de Raúl R.F, el presunto cómplice de Jonhatan Moya, el principal acusado del crimen de la niña onubense de 16 meses que falleció el pasado mes de diciembre. No obstante, esta persona se encuentra en prisión en la actualidad tras una sentencia que lo condenó a dos años y tres meses de prisión por maltratar a su compañera sentimental, menor de edad.

En declaraciones a Europa Press el letrado de la familia de la menor, Antonio Revuelta, ha lamentado que la Audiencia haya desestimado este recurso, que requería la entrada en prisión preventiva de Raúl R.F por la muerte de esta bebé onubense después de que la juez decretara su libertad provisional.

A Raúl R.F. le consta además otra condena en firme previa por agredir de "forma brutal" a un joven en el interior de una discoteca de la capital almeriense de madrugada. En este caso, el Juzgado de lo Penal número 1 le condenó en 2010 a la pena de seis meses de cárcel y al pago de 4.000 euros a la víctima por las lesiones causadas.

El segundo de los imputados por el crimen de la bebé Miriam fue detenido horas después de que se produjese el arresto del principal imputado por su rapto y muerte, su amigo Jonathan Moya, de 25 años, a quien también le constan antecedentes y tiene una causa pendiente con la Justicia. En la causa también está imputada por presunto encubrimiento una tía paterna del principal implicado en el crimen.

El fiscal de la causa informó favorablemente a la revocación de la prisión provisional de Raúl R.F. después de la incorporación a las diligencias de un informe del Instituto Nacional de Toxicología, con sede en Sevilla, en el que se que concluía que no se había "detectado el perfil genético" de Raúl R.F. en las muestras analizadas pertenecientes a las prendas que vestía Míriam cuando su cuerpo fue hallado sin vida en una balsa de riego. Esta diligencia se sumaba al hecho de que el principal imputado, Jonathan Moya, se retractó del testimonio que prestó ante la Guardia Civil para, entre otros aspectos, "exculpar totalmente" a su amigo.

En su nueva versión de los hechos, Moya González aseguró "no tener nada que ver" con el crimen y señaló que la madre de la pequeña "conocía en todo momento dónde estaba su hija y tenía conocimiento de muchas cosas de este asunto", un extremo que Gema Cuerda desmintió de manera "tajante" este martes ante el juez. Asimismo, habría acusado "claramente" del crimen a otras dos personas sin relación con la causa hasta el momento y que, según su letrado, "tendrían relación con el mundo de la prostitución".

Uno de los últimos informe pericial incorporado a autos revela que la presencia de un perfil genético "desconocido" en las muestras analizadas procedentes de la ropa de la bebé, por lo que el juez acordó que se le tomasen muestras de ADN a la tía paterna de Jonathan Moya y a la madre de la víctima para su cotejo. Otro informe que analiza pelos encontrados en la pequeña también descarta que estuviera en contacto por ella. El juez instructor ha autorizado, de hecho, la devolución del vehículo al no encontrar evidencia de su implicación en los hechos.

Traumatismo craneoencefálico y asfixia mecánica

La niña de 16 meses, natural del municipio de Palma del Condado (Huelva), permaneció en paradero desconocido durante ocho días tras ser secuestrada. El cuerpo sin vida de la víctima fue encontrado el 28 de diciembre en el interior de una balsa de riego ubicada junto a una vía de servicio de la autovía A-92 y a una distancia de apenas unos 500 metros del cortijo familiar donde fue arrestado el principal implicado en los hechos, quien en su nueva versión de los hechos asegura que "ni siquiera estaba presente cuando falleció".

Según los datos que trascendieron del informe preliminar de la autopsia, la bebé habría muerto entre "dos y cinco" días antes de que se hallase aunque el juzgado instructor sigue a la espera de que se recibir los resultados de las muestras remitidas al Instituto de Toxicología de Sevilla para determinar el momento exacto en el que se produjo la muerte.

También reveló que sufría un "traumatismo craneoencefálico y asfixia mecánica", lo que descarta en un primer momento que el deceso fuese accidental. El segundo de los imputados, Raúl R.F., era detenido horas después que su amigo.

Consulta aquí más noticias de Huelva.