Artur Mas
El presidente de la Generalitat, Artur Mas (d), y el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, a la salida de la misa oficiada en la basílica con motivo de la Diada de la Mercè. EFE/Alejandro García

La Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona han dado marcha atrás parcialmente en relación al convenio que firmaron en noviembre para zanjar la devolución de 25 millones de euros que la capital catalana prestó al Govern en 2011 para invertirlos en la aerolínea Spanair —posteriormente fallida—, y seguirán pendientes de pago 16,5 millones correspondientes al coste de las residencias de Via Favencia —8,9 millones— y Mas Sauró —6,6—, iniciadas antes de la firma del préstamo.

Así lo ha anunciado este miércoles en Comisión de Presidencia y Régimen Interior el primer teniente de alcalde, Joaquim Forn (CiU), que ha asegurado que la rectificación parcial se acordó en una comisión bilateral entre el Govern y el ejecutivo municipal el 3 de junio.

El 8 de mayo, en una comisión extraordinaria de Economía promovida por ICV-EUiA y PP, la oposición en bloque hizo prosperar una proposición que instaba al Gobierno municipal a dejar sin efecto la devolución pactada, y al Govern a presentar en 30 días un catálogo de actuaciones de competencia o interés municipal para hacer en Barcelona y saldar la deuda.

Así, tras semanas de intensos debates y reproches de la oposición al ejecutivo de CiU por "regalar" 25 millones a Spanair, la rectificación descarta saldar la deuda con obra ya pactada o empezada, pero no establece nuevas partidas para saldar definitivamente los 16,5 millones pendientes —se podrán devolver hasta 2016—.

Comisión de seguimiento

El líder del PSC en el Ayuntamiento de Barcelona, que la semana pasada anunció que estaba dispuesto a llevar el convenio de devolución de la deuda por Spanair al Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), ha valorado antes del anuncio de Forn que el alcalde, Xavier Trias (CiU), "no se escapará" de crear la Comisión de Seguimiento de esta deuda, que se aprobó constituir en el pleno de mayo por consenso de la oposición y el rechazo de CiU.

En un comunicado, Martí ha manifestado que se trata de una decisión que ha dejado de ser una potestad de Trias para convertirse en su obligación y que se trataría de un instrumento para garantizar el retorno de los pagos pendientes: "Quiero un ámbito estable, de carácter político, donde los grupos podamos saber qué nos debe la Generalitat y cómo piensa devolvérselo a la ciudad".

Precisamente en la misma Comisión en que Forn ha anunciado la rectificación parcial del Gobierno municipal, ha rechazado un ruego formulado por el PP para constituir una Comisión Especial de control de las aportaciones económicas, avales y garantías que se destinaron a la aerolínea.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.