El coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, ha dicho este miércoles que el error en atribuir la supuesta venta de 13 propiedades por parte de la Infanta Cristina podría haber sido intencionada para "generar una cortina de humo" y mostrar a la hija del Rey como una víctima.

En este sentido, Lara ha manifestado en una entrevista en Cuatro recogida por Europa Press, que hay que centrar la atención en el juez que instruye el caso Nóos, ya que a su juicio, es en la instrucción de la causa "donde hay un debate clarísimamente abierto sobre la imputación de la infanta y donde tiene q clarificar su participación y su presencia en lo q hayan sido las actividades irregulares del señor Urdangarin".

Además, ha insistido el coordinador federal de IU en que es "incomprensible" que después de seis días el Ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, no haya ofrecido una explicación "coherente y seria".

Lara ha calificado de "inconcebible e increíble" esta serie de errores ya que, según él, son "13 propiedades que se pueden haber trasferido por cuatro oficinas registrarles con cuatro notarías" y esto a su modo de ver, no tiene ningún sentido.

Caso bárcenas

Sobre si el expresidente del gobierno José María Aznar debería declarar por el caso Bárcenas, Lara ha asegurado que "deben declarar todos los que la justicia considere que tiene algo que aportar", pero que la posible declaración del Presidente de Honor del PP es "un caso menor" ya que "el grueso del asunto" es determinar si ha habido donativos, en que proporciones, si se han producido concesiones de obra, y si el PP ha financiado campañas electorales de manera ilegal.

En esta línea el coordinador federal de IU ha asegurado que aquellos que han recibido sobres tienen "responsabilidades políticas", y ha dicho que la sede el PP en la calle Génova 13, a veces "parecía más una sucursal de correos que la sede de un partido, por el movimiento de sobres".

Con referencia al pacto entre el Gobierno y el PSOE, Lara ha asegurado que son "como un sidecar" en el que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy es el que conduce la moto y Alfredo Pérez Rubalcaba el que va de paquete, y ha achacado este acuerdo a la necesidad de "salvar el bipartidismo" que está "tocado pero no hundido".

A su juicio, Rubalcaba se ha agarrado al pacto "como a un clavo hirviendo" porque piensa que el país va a sufrir una "recuperación inmediata" y se quiere "enganchar" a ella, algo que según Lara no tiene ningún sentido ya que éste "no va a ser un pacto que vaya a resolver los problemas".