La Guardia Civil localizó a principios de junio un matadero clandestino de corderos en Almacelles (Lleida) y detuvo a las dos personas responsables de las instalaciones, un hombre y una mujer, ha informado este miércoles el Instituto Armado.

En el matadero clandestino, los detenidos sacrificaban corderos y desde las instalaciones distribuían y comercializaban la carne sin haber pasado los preventivos controles sanitarios y con sellos no oficiales.

Una vez localizado el matadero, en colaboración de veterinarios de la Conselleria de Agricultura, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Natural de la Generalitat, la Guardia Civil encontró en el matadero pruebas sobre la actividad clandestina.

Los agentes encontraron útiles de sacrificio, restos de ganado ovino catalogado como material específico de riesgo, así como unos 360 corderos vivos sin crotal.

La Guardia Civil levantó el correspondiente acta, inmovilizó el ganado y precintó las instalaciones del matadero clandestino.

Consulta aquí más noticias de Lleida.