El responsable de la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Extremadura, Remigio Cordero, ha pedido que "a partir de ahora" y "durante un periodo" que podría oscilar entre los 5 o 10 años se dedique a la región un "incremento del 10 o 15% en cuanto al gasto por habitante y año en relación a las comunidades autónomas".

"Esto supondría que si recibimos alrededor de 1.500 millones pues recibiríamos una cantidad por encima de 100 millones de euros anuales" para sanidad, ha precisado momentos antes de intervenir en el Parlamento de Extremadura en la Comisión No Permanente de Estudio de la Deuda Histórica.

Cordero ha comparecido este miércoles a petición del Grupo Parlamentario Socialista para realizar una valoración económica de lo que han supuesto los "déficit, fundamentalmente estructurales", que ha mantenido Extremadura en el ámbito sanitario.

CUANTIFICACIÓN

A la hora de cuantificar ese déficit o posibles compensaciones a la región, el también coordinador docente de Atención Especializada de Salud del Servicio Extremeño de Salud (SES) ha considerado "difícil" aportar un cifra concreta, a lo que ha añadido que esa será "tarea de los economistas".

"Podemos establecer que el déficit que había antes de las transferencias, era cada año un déficit, aproximadamente, de un 20%, en cuanto a inversión presupuestaria", ha indicado.

Así ha considerado que habrá que establecer a partir de qué momento se empieza a "contar, cuantificar ese déficit, y luego multiplicarlo por el número de años" que se estima que los extremeños han sido "maltratados" en materia sanitaria.

"Hemos sido muy maltratados en Extremadura hasta las transferencias y después de las transferencias el presupuesto ha sido relativamente reequilibrado pero la compensación de los déficits previos no nos ha permitido el desarrollar todo lo que debíamos haber desarrollado", ha aseverado.

Ante este hecho, ha indicado que, "más que una cifra concreta ahora", él pediría que "a partir de ahora y durante un periodo de años que podíamos establecer, todos los pactos de financiación duran de 5 a 10 años, se dedique a Extremadura un incremento del 10 o el 15 por ciento en cuanto al gasto por habitante y año en relación a las comunidades autónomas".

"Esto supondría que si recibimos alrededor de 1.500 millones pues recibiríamos una cantidad por encima de 100 millones de euros anuales" para sanidad, ha precisado.

"déficits importantes"

Durante su intervención ante los medios, Cordero ha indicado que es "evidente" que durante el periodo previo a las transferencias sanitarias la región ha mantenido unos "déficits importantes" tanto en recursos hospitalarios como de atención primaria, número de profesionales o profesionales en formación.

Un hecho que, en su opinión, repercutía en la "calidad" de la atención que se prestaba a los ciudadanos en ese momento.

Así ha recordado que desde la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Extremadura se defendió que había que intentar "superar esas desigualdades" y "equilibrar Extremadura con el resto de comunidades autónomas".

A este respecto, ha considerado que a partir de las transferencias en materia sanitaria se produjo un cambio, toda vez que la dotación presupuestaria de la que se dispone permite "superar todos aquellos desequilibrios, reequilbrandos esos déficits", con la construcción de nuevos centros y hospitales, además de con la dotación de personal.

"Todas esas acciones permiten que actualmente podamos decir que el sistema sanitario extremeño reúne condiciones para atender con garantías los problemas de salud de los ciudadanos", ha considerado.

Pero a partir de este momento, según Remigio Cordero, se debe plantear cómo se hace "sostenible" el sistema sanitario y para ello ha considerado que Extremadura "necesita" una "financiación diferenciada" del resto de comunidades autónomas, ya que tiene el parámetro de la dispersión poblacional que incide en la atención sanitaria en distintos ámbitos.

Consulta aquí más noticias de Badajoz.