Barack Obama y su mujer, Michelle, en Berlín
El presidente estadounidense, Barack Obama, y su esposa Michelle a su llegada al aeropuerto de Tegel en Berlín (Alemania). EFE

El presidente estadounidense, Barack Obama, protagoniza este miércoles su primera visita oficial a Berlín, un viaje pendiente desde que hace más de cinco años llegó a la Casa Blanca y con el que desea reforzar los lazos con la principal potencia europea y con su canciller, Angela Merkel.

Con la visita se iniciarán las negociaciones para firmar un acuerdo de libre comercio entre EEUU y la UE Obama llegó el martes por la tarde a la capital alemana tras concluir la cumbre del G8 en Irlanda del Norte y permanecerá poco más de 24 horas en la ciudad, donde pronunciará un esperado discurso ante 4.000 invitados reunidos en la Puerta de Brandeburgo.

Asuntos polémicos como la decisión estadounidense de enviar armas a la oposición Siria o su programa de espionaje masivo en Internet amenazan con enturbiar la visita, pero ambos gobiernos han preferido poner el acento en los puntos de consenso, como el próximo inicio de las negociaciones para firmar un acuerdo de libre comercio entre EEUU y la UE.

Con el centro de Berlín blindado por la policía, Obama comenzará su jornada junto al presidente alemán, Joachim Gauk, para reunirse después con Merkel en la Cancillería y ofrecer una rueda de prensa conjunta.

Cincuenta años después de Kennedy

Tras un almuerzo a solas, ambos subirán al escenario instalado en la Puerta de Brandeburgo, cincuenta años después de que John F. Kennedy, en aquella ocasión en el sector occidental de una ciudad dividida por el Muro, pronunciara en la capital la célebre frase "Ich bin ein Berliner" (Soy un berlinés).

No todos los berlineses acojen la visita de Obama de buen gradoOtro discurso histórico ante la Puerta en Berlín fue el que ofreció el republicano Ronald Reagan el 12 de junio de 1987, cuando invitó al entonces líder soviético, Mijaíl Gorbachov, a derribar el Muro con la frase "Mr. Gorbachev, tear down this wall!".

Bill Clinton, en su día, intentó emular ante la Puerta a Kennedy con la frase en alemán "Berlin ist frei" ("Berlín es libre").

 Este miércoles Obama estará en la cara que "mira al este" y podrá cumplir su cita con la historia, ya que durante una visita en 2008 ante la Puerta de Brandeburgo no se le permitió hacer un discurso porque entonces no era presidente estadounidense, sino el candidato demócrata a la Casa Blanca.

No obstante, no todos los berlineses acojen la visita de Obama de buen grado: el martes unas 400 personas se manifestaron para protestar contra sus políticas sobre asuntos como la cárcel de Guantánamo y el uso de aviones no tripulados (drones).

Reducir el arsenal nuclear

El diario New York Times ha adelantado el contenido del discurso: Obama se comprometerá a reducir a un tercio su arsenal nuclear estratégico si Rusia se compromete a recortar el suyo de forma similar.

El presidente de EE.UU. apostará por rebajar el número de cabezas atómicas estratégicas de las dos mayores potencias nucleares de las actuales 1.550 —el límite fijado en su último acuerdo bilateral al respecto— a algo más de 1.000 unidades.

La publicación avanza, citando a un alto funcionario estadounidense, que Obama propondrá también intensificar la cooperación con la OTAN para lograr reducciones significativas también en armas nucleares tácticas que no están incluidas por el tratado de desarme entre Moscú y Washington.

Rusia cuenta con muchas más armas nucleares de las denominadas tácticas que EEUU y Europa, y por el momento se ha mostrado reacia a aceptar reducciones.

Asimismo, está previsto que el presidente estadounidense anuncie en su discurso en Berlín la convocatoria de una cumbre de seguridad nuclear antes de que finalice su segundo y último mandato, a finales de 2016.

Cena de gala y visita al Monumento del Holocausto

Antes de asistir a la cena de gala con la que se cerrará la visita en el Palacio de Charlottenburg, Obama ha hecho también un hueco en su agenda para entrevistarse con el candidato socialdemócrata a las elecciones generales alemanas del próximo 22 de septiembre, Peer Steinbrück.

Abandonará Berlín a última hora de la tarde junto a sus hijas y su mujer, Michelle, quien durante la jornada visitará el Monumento a las víctimas del Holocausto y el Memorial del Muro acompañada del marido de Merkel, el catedrático Joachim Sauer.