Un piloto suizo, Yves Rossy apodado Jetman, es la primera persona que ha conseguido volar con unas alas postizas.

Y lo ha hecho durante seis minutos y 30 segundos.

Para ello, empleó dos reactores alimentados con queroseno.

Además de sus alas, también llevó paracaídas.