La industria cultural y de ocio de Madrid, en profundo declive tras cinco años seguidos de crisis

  • Las opciones para divertirse en la región se han reducido drásticamente desde el inicio de la crisis en 2008.
  • 40 cines de la capital han cerrado desde entonces, y hay 800 bares y discotecas menos. También hay un 18% menos de conciertos.
  • El Ayuntamiento de Madrid se gastará este año un 20,4% menos en actividades culturales que en 2012.
Entrada de la sala Nasti, poco después de su cierre en junio de este año
Entrada de la sala Nasti, poco después de su cierre en junio de este año
Jorge París.

Salas de conciertos sin música, cines cerrados a cal y canto, librerías históricas clausuradas, bares y discotecas sin ambiente… lejos quedan los tiempos de la movida madrileña. Tras cinco años de crisis, la industria cultural se ve sumida en un profundo declive que cada año que pasa se acentúa más. Además de la coyuntura económica, otras medidas, como la subida del IVA, la Ley Antitabaco o el ZPAE, han dado la puntilla a un sector con muy pocas posibilidades de levantar el vuelo en un futuro próximo.

  • Menos ayudas públicas. Los presupuestos del área de Las Artes del Ayuntamiento de Madrid se han reducido este año en 23 millones de euros (un 20,4% menos que en 2012). Llueve sobre mojado, porque el año anterior el recorte fue de 12,3 millones de euros sobre un total de 115,2 (un 10,7% menos que en 2011). Esto se ha traducido en un drástico recorte de todas las actividades culturales, como los Veranos de la Villa, que esta temporada contaron también con un 30% menos de presupuesto.

  • Sin música en directo. En 2011 se celebraron solo 27.873 conciertos en Madrid (últimos datos de la SGAE), muy lejos de los 33.162 del 2008 (un 18% menos). "En nuestra asociación hemos pasado en unos años de 50 a 45 salas. Y la mayoría de los supervivientes están en números rojos. De programar conciertos casi cada día, se ha pasado solo a los viernes y sábados", explica Javier Olmedo, portavoz de la asociación de salas de directos de música La Noche en Vivo. De hecho, cada vez quedan menos "templos musicales". Lugares emblemáticos, como el Palacio de la Música, amenazan con cambiar de usos. A eso hay que sumar la tragedia del Madrid Arena (que ya no ofrecerá más espectáculos de música electrónica), los cierres temporales del Palacio Municipal de Congresos y la Sala Caracol, el fin de la sala Ritmo y Compás o el desplome de la cúpula de Las Ventas (que iba a propiciar la celebración de directos de música también en invierno). Por su parte, la Cúpula de Leganés, el recinto para directos más importante en la región fuera de Madrid capital, lleva sin celebrar ningún tipo de evento desde diciembre. Este año, además, será más duro aún debido a la subida del IVA. La Asociación de Promotores Musicales estima que desde el aumento de esta tasa se han reducido un 27,51% los ingresos.

  • La noche ya no se mueve. Los problemas de los bares de copas están muy vinculados a los de las salas de música. Por ejemplo, bares recientemente cerrados, como Soul Station o Nasti, también programaban conciertos. Otras discotecas, como Macumba, Cool o Pachá, han pasado a mejor vida, incapaces de sobrevivir a la presión del Ayuntamiento de Madrid, cuyo plan antirruido impide la apertura de nuevos locales de ocio nocturno en la zona centro. Según Noche Madrid, el 70% de los locales de ocio nocturno, de tal manera que ya han cerrado 800 locales de los 4.500 existentes. También se venden un 42% menos de refrescos y un 53% menos de alcohol. Además, la moda de salir los jueves ha pasado a mejor vida. Ahora se recauda un 50% menos que antes durante estos días. "De todas formas, el plan antirruido del Ayuntamiento de Madrid no ha funcionado en zonas donde ya lleva tiempo aplicándose, como Aurrerá. Incluso se podría decir que ha favorecido el botellón, que es lo que realmente provoca el ruido, y se ha visto favorecido por la presencia de lateros y la ley antitabaco", explica un portavoz de esta asociación. Entre los últimos cierres destaca el de la sala Florida Park, ubicada en el retiro, un vetusto recinto de espectáculos. Ante este panorama, los bares de copas y discotecas han puesto en marcha una campaña, Salvemos la Noche, que arrancó el pasado sábado 27 de julio con la celebración de un minuto de silencio a las dos de la mañana en todos los locales que participan en la reivindicación y durante el cual se emitió un mensaje reivindicativo por parte de los DJ.

  • El cine, mejor en casa. La caída comenzó con las descargas de Internet, pero el aumento del IVA parece haber dado la puntilla al sector. La capital ha vivido el cierre de más de 40 salas de cine estos últimos diez años, según la plataforma Salvemos los Cines. Ahora son tiendas de ropa o teatros musicales. Los últimos en clausurarse fueron los cines Luchana de Chamberí, los Roxy los Renoir de Majadahonda. En 2008, en toda la región, había 91 salas de cine. En 2011 el número de había reducido a 73 (18 menos), según los últimos datos del Instituto de Cinematografía y de las Artes Audiovisuales.

  • Sin tablas para el teatro. Entre 2007 y 2011 dejaron de representarse en Madrid casi 500 obras, según la SGAE: de 17.184 a 16.688.  Un ejemplo es el Teatro Fernán Gómez, donde recientemente se vieron obligados a suspender los ciclos Rompiendo el Cascarón y Danza en la Villa. También se se ha conocido el cierre de teatros como el Arenal, el Arlequín y el Garaje Lumière. Esta última, según los dueños, tuvo que clausurarse por trabas administrativas.

  • Librerías cerradas. Los madrileños son los que más leen (71% frente al 59% en el resto de España), según la Federación de Gremios de Editores de España, pero eso no ha impedido el cierre de 15 librerías, algunas de ellas históricas, como Fuentetaja o Rumor. Esta última llevaba abierta desde 1975. Sin embargo, este último año el sector ha tenido un ligero respiro gracias al éxito de la Feria del Libro en Madrid, cuyas ventas aumentaron un 10% con respecto a 2012 (año en el que registró una caída de ventas del 19%).
Mostrar comentarios

Códigos Descuento