La mayoría de los ciudadanos de la UE (49%) rechaza que se autorice el matrimonio gay en todo el territorio comunitario, frente a un 44% que lo apoya.

El matrimonio entre homosexuales es legal en España, Países Bajos, Suecia, Bélgica y Reino Unido

La opinión está muy dividida según el Estado miembro de que se trate: mientras que el 82% de los holandeses respaldan las uniones de personas del mismo sexo, esta cifra baja el 11% en Rumanía y al 12% en Letonia, mientras que en España se sitúa en el 56%, según los datos del Eurobarómetro hechos públicos ayer.

En la actualidad, el matrimonio gay, o un tipo de unión equivalente, está autorizado en cinco países: España, Países Bajos, Suecia, Bélgica y Reino Unido.

Según los datos del Eurobarómetro, el respaldo al matrimonio gay supera el 50% de la población sólo en 8 Estados miembros. Se trata, además de Países Bajos y España, de Suecia (71% a favor), Dinamarca (69%), Bélgica (62%), Luxemburgo (58%), Alemania y República Checa (52% cada uno). En Reino Unido la opinión está muy dividida (46% a favor frente al 45% en contra).

La mayor oposición a los matrimonios gays se encuentra en Grecia y Letonia (84%), Chipre (80%), Rumanía (79%), Lituania (77%) y Polonia (76%).

Si se pregunta por la adopción de niños por parte de parejas gays, el rechazo llega al 61% de media en toda la Unión Europea. Sólo en Países Bajos (69%) y Suecia (51%) el apoyo supera la mitad de la población, por delante de Dinamarca (44%), Austria (44%) o Bélgica (43%), mientras que en España, donde ya es legal la adopción, el 43% está a favor y el 42% en contra.

En este caso, los países más reticentes son Grecia, Letonia y Polonia (89% en contra), Chipre (86%) y Malta (85%).

Drogas, religión e inmigración

El Eurobarómetro pregunta también por otras cuestiones polémicas, como la legalización del cannabis, apoyada por el 26% de los europeos y rechazada por el 68%, cifra que se reduce al 57% si sólo se tiene en cuenta a los jóvenes de entre 15 y 24 años.

El 52% de los europeos creen que los inmigrantes no aportan mucho a su país

Por países, España es el segundo más favorables a permitir esta droga blanda (40%), por detrás de Países Bajos, donde ya es legal, (49%), pero por delante de Reino Unido o República Checa (32%). Polonia (11%), Suecia (9%) y Finlandia son los Estados miembros más opuestos.

Los europeos están también divididos sobre el lugar que debe ocupar la religión en la sociedad. De media, el 46% estiman que es demasiado importante, frente al 48% que piensa lo contrario.

Los Estados miembros cuyos ciudadanos creen que la religión tiene demasiado papel en la vida pública son Chipre (81%), Malta (70%), Italia (63%), Eslovaquia y Eslovenia (56%), Polonia (55%), Reino Unido (53%), Portugal (50%) y España (48%). En el lado contrario se encuentran Estonia (20%), Finlandia (23%) o Letonia (27%).

La mayoría de los europeos (52%) creen que los inmigrantes no aportan mucho a su país, frente al 40% que piensa lo contrario. En España, el 40% de los encuestados está de acuerdo con que los inmigrantes aportan mucho, y el 43% discrepa. Los países más favorables a la inmigración son Suecia (79%), Portugal (66%), Irlanda y Luxemburgo (56%), mientras que donde se reconoce menos su aportación positiva es en Eslovaquia (12%), Letonia y Estonia (16%).